La nueva derecha latinoamericana (98 / Noviembre - Diciembre 1988)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 98 Noviembre - Diciembre 1988

La nueva derecha latinoamericana

Estamos evidenciando la emergencia de una Nueva Derecha latinoamericana, activa, agresiva, renovada y «contestataria», que aspira a reemplazar a las fuerzas y al pensamiento tradicional conservador en nuestros países y que introduce un elemento más de enriquecimiento al debate político, que las fuerzas democráticas y progresistas tienen que tener muy en cuenta.

Análisis

Multietnicidad y autonomía. La Costa Atlántica de Nicaragua

Un equívoco en el enfoque sobre los problemas étnicos en la Costa Atlántica de Nicaragua llevó a la dirección sandinista a cometer sucesivos errores, que tuvieron un alto costo militar y político. Pese a que en esa región habita apenas un 8 por ciento de la población nicaragüense, su superficie ocupa más de la mitad del territorio del país, que pasó a ser escenario de la penetración «contra». Un re-examen de la situación, desde fines de 1983, permitió al gobierno de Managua corregir las equivocaciones cometidas. Un amplio proceso de esclarecimiento entre la población y la cúpula estatal, desembocó en la aprobación de un régimen de autonomía novedoso para la Costa Atlántica, y pionero en su género en América Latina, que fue acompañado por un no menos audaz programa de amnistía para quienes adversaron al régimen, incluso por las armas.

Otro desarrollo, otra vida. ¿Fin de la civilización del egoísmo?

El fin de la «civilización del egoísmo» o de la «civilización de los objetos» parece insinuarse a través de distintos signos, como la evaporación de los grandes dogmas económicos: neoliberalismo, marxismo, keynesianismo, y la búsqueda de nuevas estructuras de producción y de vida. Una forma alternativa de desarrollo, centrada en la satisfacción de necesidades humanas no consideradas «básicas» hasta ahora, parece abrirse paso. Se hace imprescindible la implantación de un nivel creciente de participación para tomar decisiones sobre la originización de la sociedad nacional, del medio local o del ambiente de trabajo. No perseguir el éxito, sino la excelencia es otro de los factores clave de la nueva orientación, que ya va produciendo expresiones concretas, como en grandes empresas japonesas y escandinavas, que están emprendiendo caminos impensados hace un lustro

Perú y el 10%. La política de deuda bajo presión

El anuncio del presidente Alan García, en 1985, de que Perú no destinaría más del 10 por ciento de sus exportaciones al pago de la deuda externa, creó una expectación justificada en toda América Latina, e incluso más allá de la región. Sin embargo, pronto los detalles de esta iniciativa innovadora quedaron sin trascender fuera de Perú, ocultados por la reacción producida dentro del país ante otro tema, la llamada «nacionalización» bancaria. Aunque Perú terminó pagando 31,3 por ciento de sus exportaciones a los acreedores, y no el 10 por ciento programado, se lograron algunos objetivos. Este artículo da cuenta del trayecto del 10 por ciento hasta 1988, sus logros, bloqueos y perspectivas, cuando Perú encara una deuda externa de 21 000 millones de dólares, incluyendo la mora producida en los pagos.

Salud / Economía / Ambiente. Hacia un nuevo paradigma de desarrollo

A través de una crítica al modelo de atención médica prevaleciente en el mundo, a la forma como nos alimentamos y a los modelos habituales de desarrollo económico, el autor plantea el reemplazo del actual paradigma de civilización por otro nuevo, que alcanzaríamos por una auto-revolución humana, que restablezca nuestra constitución biológica, psicológica y espiritual. Se trata de superar el paradigma actual «competitivo e individualista alientante», en un mundo que requiere cada vez más solidaridad y cooperación para enfrentar graves problemas comunes. La salud y la economía, integradas por la variante ambiental, serán dos campos de importancia estratégica en la transición hacia el paradigma emergente. La salud - en su sentido integral - deberá adquirir primacía para lograr el supremo objetivo del bienestar humano.

Un post-mortem prematuro. La Doctrina Reagan y América Latina

América Latina ha servido de campo de experimentación para la Doctrina Reagan, que se propuso hacer volver atrás (rollback) los considerados «avances prosoviéticos» en el Tercer Mundo. Al concluir el segundo período presidencial de Ronald Reagan, el espíritu de la «Doctrina» que lleva su nombre permanece incólume, pese al cambio de administración. Este artículo examina dos ejemplos de aplicación del rollback, uno exitoso: Grenada, y otro de inciertos resultados: Nicaragua. El autor plantea la duda de si, efectivamente, la Doctrina Reagan es una estrategia apropiada para hacer retroceder a la izquierda en el hemisferio, o si más bien se trata de una mezcla de fines ambiguos con medios inadecuados. Lo que suceda en Nicaragua en definitiva podría llevar a EE.UU. a abandonar los intentos de rollback para volver a la estrategia de «contención» clásica de Washington, con adaptaciones que la hagan más flexible a fines de la década del 80.

Coyuntura

Argentina: el ocaso del alfonsismo

«Con la democracia se come, se educa y se cura», dijo el presidente Raúl Alfonsín durante su campaña electoral de 1983. Al iniciar el 10 de diciembre de 1988 su quinto y último año de mandato, se habrá demostrado que aquellas palabras no eran ciertamente una profecía: lo evidencian el récord de desocupación y la baja del salario real, la acentuada deserción escolar y el deterioro del sistema estatal de salud, algunas de las dramáticas señales del presente argentino.

Guatemala: la exigencia de un pacto social

La utopía de una sola «nación centroamericana» ha debido recorrer un camino sumamente largo y difícil. En los hechos, después de una larvación inicial, que arranca con la conquista y desemboca en la independencia, ha tenido que enfrentar disputas locales y presiones foráneas que geográficamente le redujeron de tamaño y que políticamente le dividieron en seis parcelas, hoy siete con la inclusión natural de Panamá, que se debaten en el presente por la viabilidad de sus proyectos particulares de países.

México: la reforma de los electores

Si hay tal cosa como la voluntad general, en las elecciones de julio de 1988 los mexicanos hemos tenido el más cercano indicio de su existencia. No conocemos en México la alternancia del poder. En las elecciones pasadas tuvimos noticias, al menos, de un veredicto democrático de la nación, de un mandato ciudadano. Hasta donde puede percibirse, todavía fresco su rumor eufórico, se trata de un mandato radical y, a la vez, extraordinariamente refinado. Su vocación histórica parece ser introducir en México un cambio de sistema político. Su primer paso ha sido la imposición de una reforma profunda, no negociable, pero también cautelosa, con delicados equilibrios, plazos razonables y alternativas claras en caso de incumplimiento.

República Dominicana: crisis de las alternativas

El despertar tiene su encanto cuando remite a un futuro por conquistar. Hace veinte, treinta años, denunciábamos el inmovilismo del orden establecido, porque vislumbrábamos una alternativa. Cuando la imagen de futuro se diluye, lo nuevo deviene una amenaza de lo existente. El mismo presente pierde su perfil y se disgrega, gris en gris» Norbert Lechner El triunfo de Joaquín Balaguer, candidato del Partido Reformista Social Cristiano en las elecciones de mayo de 1986, constituye un momento relevante para situar y analizar la crisis actual del sistema político dominicano. En esta ocasión, el presidente Balaguer asume el poder por quinta vez, ahora abatido por su avanzada edad y sus graves problemas de salud.

Libros

Desestabilizando los anaqueles: Boom bibliográfico sobre Centroamérica

En 1979 ocurrieron tres episodios importantes en América Central y el Caribe insular, generadores de sendos procesos revolucionarios: El 13 de marzo, en la pequeñita isla de Granada, el primer ministro Eric Gairy fue derrocado en un incruento golpe de Estado del New Jewel Movement (Movimiento Nueva Joya), encabezado por Maurice Bishop; el 19 de julio, en Nicaragua, huido el dictador Anastasio Somoza Debayle al cabo de varios meses de insurrección popular encabezada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), se establecía el Gobierno de Reconstrucción Nacional; y el 15 de octubre, en El Salvador, un movimiento cívico-militar derrocaba al general Carlos H. Romero y establecía, con una duración de escasas semanas, una experiencia de gobierno pluralista inédita en la historia de ese país...

Posiciones

Coordinación entre partidos para la integración regional. Foro de Latinoamérica y el Caribe

Nueva Sociedad ha ido presentando a lo largo de los últimos diez números, a distintas organizaciones políticas internacionales de carácter regional o continental. Le corresponde en esta ocasión exponer sus principios al Foro de Partidos Políticos Democráticos de Latinoamérica y el Caribe, creado en Buenos Aires, y ligado a la Fundación Arturo Illia para la Democracia y la Paz, cuyo presidente honorario es el Dr. Raúl Alfonsín, siendo su director Rodolfo Distel. Al dar a conocer las bases programáticas, la organización y los integrantes del Foro, creemos contribuir a un mejor conocimiento de las fuerzas políticas que actúan en la región tras objetivos integracionistas y de solidaridad democrática. El Foro de Partidos Políticos Democráticos Latinoamericanos y del Caribe se constituyó en Buenos Aires el 29 de noviembre de 1986, y representa a cuarenta y cuatro partidos de dieciocho países.

Hacia la seguridad democrática regional. Comisión Sudamericana de Paz

Cuatro son los principios fundamentales de la Seguridad Democrática Regional, concepto que está impulsando la Comisión Sudamericana de Paz. Estos cuatro principios son: 1) Respuestas políticas y no militares a los conflictos sociales; 2) sustitución de las hipótesis de conflicto entre países latinoamericanos por hipótesis de cooperación; 3) la autonomía de América del Sur; y 4) la seguridad compartida a nivel internacional. «Lo anterior plantea la necesidad de que las fuerzas armadas de nuestros países estén compenetradas de los principios democráticos, dotadas de concepciones modernas sobre sus funciones profesionales y capacitadas para adecuar sus misiones a los desafíos contemporáneos a la soberanía nacional y regional». Los Principios de la Seguridad Democrática Regional, que reproduce en esta edición Nueva Sociedad, fueron aprobados por la Comisión Sudamericana de Paz, entidad de carácter no gubernamental, integrada por diversas personalidades políticas, sociales, intelectuales y eclesiales, en su Segunda Sesión Plenaria, celebrada en Montevideo, en junio de 1988.

Tema central

Adiós conservadurismo; bienvenido liberalismo. La nueva derecha en el Perú

Los esfuerzos intelectuales por introducir en Perú ideas y prácticas modernizadoras del capitalismo, en un sentido liberal, han empezado a cuajar en núcleos de actividad política. Sin embargo, la derecha política y empresarial peruana no parece interesada seriamente en una modernización de este tipo. En tal medida, el auge de figuras como Hernando de Soto o Mario Vargas Llosa expresa sólo una necesidad coyuntural de Acción Popular y el Partido Popular Cristiano frente al régimen aprista, y no la voluntad de asumir el liberalismo político y económico a cabalidad. Esto implicaría renunciar a la protección y subsidio tradicionales de un Estado que muchos consideran insustituibles para el llamado «capitalismo enano» de Perú.

Democracia y nueva derecha en América Latina

La actual etapa de democratización en América Latina se caracteriza por su sentido instrumental, que deja de lado toda auténtica integración participativa de la población. La nueva derecha es heredera de las dictaduras militares de Seguridad Nacional, y su vocación es asegurar el esquema de poder originado por esas dictaduras bajo formas democráticas, en beneficio de las élites y con la bendición de EE.UU. La instrumentalización de la democracia se basa en medidas puramente institucionales, que se expresan en el culto a la propiedad privada y la totalización del mercado (declarado «productor de libertad»), el control de los medios de comunicación y la introducción de algún sistema de elecciones. La vigencia de la democracia «instrumental» que propicia la nueva derecha latinoamericana está, además, completamente desvinculada de la vigencia de los derechos humanos.

Derecha intelectual y grupos empresarios

¿Qué circunstancias económicas y políticas han permitido el auge de una corriente intelectual de derecha en América Latina? ¿Cuáles son las fuentes teóricas que nutren a este movimiento? Este trabajo pretende responder dichas interrogantes y discutir los argumentos de algunos autores representativos de la nueva derecha, que han formulado propuestas para América Latina en general y Venezuela en particular. El autor considera que los nuevos derechistas copian un discurso principista en lo ideológico, que ignora algunas realidades de la historia latinoamericana, pero que, además, lo aplican con dos escalas distintas de valores, según sea el objeto de su análisis. El maniqueísmo «empresario bueno» vs. «burócrata malo» y el determinismo económico resultan en la elaboración de un discurso contradictorio, pero que posee un objeto definido: el fortalecimiento de la influencia de los grandes grupos económicos privados en las decisiones públicas.

Derechización en la Universidad. El caso argentino

Tradicionalmente, cuna de todas las corrientes contestatarias, la universidad argentina generó un fenómeno atípico al recuperar el país la democracia; docentes y - oh, sorpresa - estudiantes, se derechizaron abiertamente y en masa, como reacción ante una crisis institucional que alcanza a todos los niveles en los centros académicos. Un clima cultural que exalta - en el conjunto social - el individualismo y la desolidaridad, donde prima el desencanto por los modelos alternativos, el tercermundismo y el socialismo «real», ha sumado factores para la derechización, que no tiene aún respuesta de los sectores progresistas, desconcertados ante la nueva situación.

Giro a la derecha. Bolivia en el vals regional

El contexto internacional presenta síntomas conjuntos - en los últimos lustros - de profundas revisiones en el pensamiento de izquierda y de un giro generalizado a la derecha, o más a la derecha, en distintas partes del mundo. América Latina no ha escapado a este fenómeno, incluida Bolivia. El rescate y revalidación de la democracia representativa, característicos de la reconquista de espacios democráticos en Argentina, Brasil, Uruguay y otros países de la región, no fueron acompañados por el advenimiento de mejoras económicas para los sectores populares. El rol asistencial del Estado se vio disminuido, a la par que se fortalecían los apoyos a la empresa privada, a las exportaciones y a los ahorros de personal en instituciones y empresas del sector público, cuando éstas no fueron desmanteladas. El papel del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial no ha sido nada desdeñable en este marco, donde el neoliberalismo económico autoritario se acompaña de tibias declaraciones en pro de la consolidación democrática de nuestros países.

Para una radiografía del pensamiento reaccionario

A diferencia del pensamiento conservador clásico, el pensamiento reaccionario no se concibe si no en presencia de una revolución. Y a diferencia del pensamiento reaccionario clásico, para el cual el racionalismo y la revolución eran hijos del mismo vientre y vientres del mismo hijo, un cierto pensamiento reaccionario contemporáneo prefiere oponer ambos movimientos. Cuando hace diez años apareció el libro del venezolano Carlos Rangel, Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario , fue saludado por Jean-Francois Revel como una interpretación de la historia de América Latina «verdaderamente nueva y probablemente exacta». Con motivo de la muerte de Rangel y la reafirmación de aquella apreciación, en este artículo se intenta escudriñar cuánto hay en su pensamiento de «interés por la verdad» y cuánto de mera ideología, y a la vez hacer una diferenciación entre el ensayo científico y el panfleto propagandístico, el todo dentro de una tentativa por señalar algunas grandes líneas de todo pensamiento reaccionario.