Análisis

América Latina frente a la Internacional Monetarista

El problema de la inserción de los países en desarrollo - entre ellos los latinoamericanos - en la economía mundial enfrenta, en estos tiempos, una serie de dificultades y especialidades que no estaban presentes hace sólo unos años. En función de ello, es que en este artículo se exponen algunos puntos relacionados con formas de inserción externa, de tipo selectivo, que permitan simultáneamente aprovechar los espacios dinámicos de la economía internacional y promover el desarrollo productivo de nuestros países. Se habla, pues, de una inserción selectiva funcional a las necesidades de desarrollo interno. El punto es importante si se consideran las tendencias de la economía mundial. A diferencia de los años 60, las perspectivas para los próximos años hacen prever una continua estrechez de los espacios utilizables positivamente por los países en desarrollo. La situación exige, con mayor prioridad que en el pasado, una reflexión acerca de los modos más eficaces de inserción selectiva, en contraposición con los discutibles enfoques de apertura indiscriminada.

Democratizar el poder en la empresa. Hacia nuevas plataformas sindicales

El autor considera la participación de los trabajadores en la gestión de la empresa como parte integrante de un sindicalismo renovado, con nuevos objetivos y estilos. Para cambiar de rumbo - afirma - es básico colocar la acción sociopolítica en el centro de la actividad del movimiento sindical, lo que refuerza la necesidad de propuestas alternativas. Después de analizar cuáles son las nuevas realidades socioeconómicas en América Latina y el Caribe, y los efectos de esas nuevas realidades sobre el movimiento sindical, concluye que la solución es democratizar nuestras economías, lo que, entre otras cosas, significa lograr la participación de los trabajadores en la conducción de las empresas. Finalmente, se pronuncia por un sindicalismo clasista, unitario, pluralista, participativo y societario, capaz de lograr los nuevos objetivos planteados.

Disputa de trillizos. Japón, EE.UU. y la RFA ante la crisis económica

La necesidad de un nuevo acuerdo \"en la cúpula\", para orientar el sistema económico global al que pertenece América Latina, se hace cada vez más evidente. La persistente crisis de las finanzas norteamericanas, con sus \"déficit gemelos\", público y externo, que siguen generando desequilibrios macroeconómicos a escala mundial, aceleran la búsqueda de una nueva hegemonía, que probablemente EE.UU. tendría que compartir con Japón y Alemania Federal. Un conocimiento de las novísimas tendencias coyunturales de la economía mundial ayudará, sin duda, a facilitar la reinserción de nuestros países en el cambiante cuadro de correlaciones que se está formando, situación en la cual las posibilidades de decisión autónoma de América Latina son escasas.

Estado y desarrollo

Las exigencias del servicio de la deuda externa han estrechado hasta sus límites mínimos la capacidad de importación de los países latinoamericanos. Ello ha traído de nuevo a primer plano la olvidada "industrialización por sustitución de importaciones", con lo que se reabre el debate sobre la intervención del Estado respecto a la protección de las economías nacionales y a la búsqueda de nuevas formas para ello, luego de los procesos de reestructuración monetarista vividos en la región. El autor examina así un tema que es permanente fuente de fricciones, como es la participación estatal en la vida económica, y vincula los problemas del desarrollo con las tareas de redemocratización.

Los movimientos culturales como vehículo de cambio

Tres movimientos culturales, o partir de la Segunda Guerra Mundial, han transformado la sociedad contemporánea: el existencialismo, la generación \"alienada\" y los posmodernistas, acompañados - como una constante - por el feminismo. Se trata de una revolución social en profundidad, que ha cambiado nuestro modo de ver el mundo, de adaptarse a él o de modificarlo. A diferencia de una revolución política - dice la autora -, una revolución social no estalla, ocurre, y toda revolución social es siempre una revolución cultural. Estamos demasiado acostumbrados a la historia como historia política como para darnos cuenta de la trascendencia de estos cambios, provocados por los movimientos culturales en la esfera de lo social, en la vida diaria - única e irrepetible de hombres y mujeres.

Coyuntura

Colombia: resuenan los tambores de muchas guerras

En Colombia, el Frente Nacional (1958-1974) [[1]] condujo a una ruptura esquizofrénica entre el "país político" y el "país nacional". En esta brecha prospera el enfrentamiento de guerrillas con fuerzas armadas, y la "guerra sucia" del establecimiento contra las organizaciones populares y la cultura. Si a esto se añade la violencia del narcotráfico y la delincuencia común, podemos decir que el país se encuentra en el ojo ciego del torbellino. Por su parte, la elección popular de alcaldes, recién estrenada, trajo consigo una modesta renovación de la vida política. Pero, si no se la acompaña de nuevas y prontas reformas audaces, su efecto benéfico podría quedar ahogado en sangre.

Ecuador: socialdemocracia en la mitad del mundo

Tras superar difíciles escollos que pusieron en peligro la propia institucionalidad, el 8 de mayo de 1988 Ecuador logró consolidar su democracia, con la elección del socialdemócrata Rodrigo Borja como nuevo presidente de este país - mitad andino, mitad tropical -, que ha enterado 158 años de vida republicana. La victoria del tenaz abogado quiteño, de 52 años, es asimismo la de su partido, Izquierda Democrática (ID), que él, y un pequeño grupo escindido del Partido Liberal, formaron hace 18 años, cuando en 1970 empezaron a plantear el "socialismo democrático" y la "justicia social con libertad". Su triunfo es también la derrota del populismo, tradicional elemento de la política ecuatoriana, que ha colocado varios presidentes en los últimos 40 años, lo que le permitió ostentar un halo de casi "invencibilidad".

Honduras: balance de lo que nos falta

La crisis nacional hondureña obedece a causas internas y externas, y se estima que, sin menospreciar las primeras, las segundas son las determinantes. Honduras está inserta en el contexto de las contradicciones que hoy pesan sobre el mundo, y que se manifiestan tan dramáticamente en Centroamérica. También es cierto que, entre nosotros, el bloque de poder ha unido el destino de nuestra patria al de una sola potencia, convirtiéndonos de hecho en un protectorado. Frente a esta realidad, los socialdemócratas, al igual que otras fuerzas progresistas y patriotas, luchan por la defensa y supervivencia de nuestra nacionalidad, buscan y estimulan las relaciones internacionales con todos los países del mundo, afirmando que la internacionalización de nuestra vida como nación fortalece el más puro hondureñismo.

Foro Latinoamericano

¿Qué tres Peticiones / Sugerencias / Deseos le formularía al próximo presidente de los EEUU?

Desde nuestro punto de vista la nueva administración de Estados Unidos debe ser más receptiva a las necesidades de cambio que se dan en el ordenamiento jurídco internacional, para hacer viable la efectividad de las relaciones multilaterales, proposición que es producto de la inteligencia de nuestro tiempo, para abrir cauces positivos a la interdependencia y, consecuentemente, desterrar toda forma de depedecia colonialista o neocolonialista.

¿Qué tres Peticiones / Sugerencias / Deseos le formularía al próximo presidente de los EEUU?

Al imaginar un deseo, una sugerencia frente a un casi-todo-poderoso, se tiene la sensación, como en los cuentos infantiles, de equivocarse y romper el sortilegio... sin nada en la mano. Estamos experimentado ahora el período que Hungtington llama en uno de sus libros (American Politics: the promise of discharmony), período de "cinismo" en la política exterior norteamericana y que, según sus terribles cálculos, aún quedan un par de decenios para que termine.

¿Qué tres Peticiones / Sugerencias / Deseos le formularía al próximo presidente de los EEUU?

La necesidad de "des-cocainizar" las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos En el transcurso de los últimos años, las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos de Norteamérica se han "cocainizado". La producción de la hoja de coca, junto con la elaboración de cocaína y su tráfico internacional, se han constituido - por parte de Estados Unidos - en la temática sustantiva que domina las relaciones entre ambos países.

¿Qué tres Peticiones / Sugerencias / Deseos le formularía al próximo presidente de los EEUU?

EL nuevo presidente de Estados Unidos salvo que esté dispuesto a asumir una creciente tensión en las relaciones entre su país y América Latina, tendría que actuar en el sentido de contrarrestar la cada vez más acentuada tendencia del establishment político norteamericano a comportarse como una suerte de super-gobierno de todo el continente.

¿Qué tres Peticiones / Sugerencias / Deseos le formularía al próximo presidente de los EEUU?

Me preguntan qué le sugeriría al próximo presidente de Estados Unidos. Yo le sugeriría que multiplicara la producción de armas y de pobres. Es verdad que el presidente Reagan ha hacho grandes esfuerzos en ese sentido. El no es hombre de agacharse ante la amenaza comunista en la tierra y en el cielo. Bajo su gobierno, Estados Unidos ha podido disfrutar del presupuesto militar más alto de su historia. Hoy en día, la Fuerza Aérea norteamericana tiene un presupuesto anual mayor que la suma de dinero que todos los países del Tercer Mundo destinan a la educación infatil.

Libros

Transición y crisis en Nicaragua

José Luis Coraggio y Rosa María Torres Editorial El Conejo, Quito, Ecuador, 1987, 249 pp. A pesar de la evidente importancia de la experiencia de la revolución popular sandinista para la izquierda latinoamericana, y no obstante la cantidad de estudios monográficos dedicados a ella, a estas alturas - a más de ocho años de iniciado el proceso -, son contados los intentos de ofrecer en forma de libro una evaluación global de la política sandinista. Por supuesto, esta circunstancia se debe, en parte, a las dificultades inherentes al análisis de un proceso sometido a presiones externas tan fuertes, que todavía no ha logrado estabilizarse y que, por lo tanto, puede considerarse "en transición" hacia una definición hasta el momento todavía no consolidada. Por estas razones, resulta particularmente bienvenido el libro de Corragio y Torres. Los autores, que han vivido de cerca la experiencia nicaragüense, ofrecen una interpretación de los primeros siete años de la revolución, que une una evidente identificación con el proceso al encomiable afán de explorar las interrogantes fundamentales provocadas por esta experiencia.

Vigencia de la comunidad campesina

En algunos países de América Latina, como Brasil, Argentina y Venezuela, el interés de los cientistas sociales por el problema campesino ha disminuido sensiblemente. No es que la discusión sobre los problemas agrícolas haya decaído, todo lo contrario, pero la misma se ha trasladado hacia aspectos que antes de los años 70 eran de escasa atención por parte de la mayoría de los agraristas: el desarrollo agroindustrial la producción de materias primas para la agroindustria y las exportaciones, la seguridad alimentaria.

Posiciones

Continuidad y cambio. 40 años de la CEPAL

La reactivación duradera de las economías latinoamericanas exige tres requisitos - sostuvo el nuevo secretario ejecutivo, Gert Rosenthal, al inaugurar el 22° período de sesiones de CEPAL, en Río de Janeiro, entre el 20 y el 27 de abril de 1988 -; estos tres requisitos son: primero, una economía internacional en expansión, lo que a su vez depende del crecimiento vigoroso y estable de las economías del centro; segundo, es preciso revertir las transferencias de recursos financieros al exterior, que afectan a muchos de nuestros países ;y tercero, es necesario aplicar políticas de cambio estructural, tendientes a transformar la capacidad productiva de América Latina, incrementar la productividad, elevar el ahorro, hacer más equitativa la distribución del ingreso y mitigar los severos desequilibrios macroeconómicos de los últimos tiempos. Su exposición constituyó un examen a fondo de lo hecho por CEPAL en estas cuatro décadas, y de las proyecciones de su acción.

Tema central

El campesinado: gran productor; gran ausente

A lo largo y ancho de toda América Latina, \"el campesinado\" tiene una presencia no sólo visible por la percepción de sus atuendos y vestimentas típicas, sino que figura con fuertes caracteres en las estadísticas de producción y en los estudios económicos más acabados. En la mayoría de los países de la región, la agricultura campesina provee entre el 40 y el 80 por ciento del valor total de la producción del sector. Sin embargo, ni esa importancia económica, ni los valores nacionales y sociales que encarna, hacen que el campesino sea objeto de políticas de integración o estímulo. Al contrario, se tiende a dejarlo fuera del mercado, a privarlo de los beneficios de la exportación; del crédito, y hasta de la cuota que le corresponde en los gastos de salud y educación. Para producir un vuelco, cualquiera estrategia de desarrollo que tome en cuenta los intereses del campesinado - sostiene el autor -, debe integrarse a una estrategia de poder, que incorpore en la imagen del Estado, de economía y de sociedad a construir, la visión de los movimientos campesinos nacionales, como partes de un \"bloque nacional popular\" por las transformaciones .

El milagro agrícola venezolano

Venezuela ha vivido, a partir de 1984, un fenómeno inusual en la región: el incremento espectacular de la producción de alimentos, que algunos han calificado de \"milagro agrícola\". Un trastorno radical en el sector externo (al devaluarse en 1983 substancialmente el bolívar) significó un corte igualmente violento de la importación de alimentos, que proporcionaba el 70 por ciento de los consumos de la población, en cuanto a proteínas y calorías de origen vegetal. La agricultura venezolana logró rápidamente sustituir con producción local lo que venía del exterior, pero pronto empezaron a aparecer deficiencias y problemas, que deben superarse - según el autor - con una estrategia agroalimentaria de carácter más integral.

La reforma agraria sandinista

A comienzos de la revolución sandinista, se pensó que las grandes unidades productivas, utilizando tecnología de punta y fuertes inversiones, predominarían en la producción rural. Sin embargo, las realidades políticas y económicas (agresión contra de por medio), fueron exaltando el papel de los pequeños y medianos productores del campo, que hoy son determinantes en cuanto a los volúmenes de alimentos disponibles para el consumo interno o la exportación. Pero si bien se reconoce la importancia económica que han alcanzado, aún no se visualiza a los pequeños propietarios como sujetos imprescindibles del desarrollo, aunque en esto a ellos mismos les corresponde una cierta cuota de responsabilidad, por no haber definido con precisión sus metas y métodos en la rápida dinámica social nicaragüense.

Modernización a paso de tortuga. Economía campesina en el Perú

Este artículo trata de demostrar que los campesinos de los Andes peruanos organizados en comunidades, distan mucho de estar social y económicamente estancados. Su lenta modernización es explicada a través de tres aspectos que, usualmente, serían tomados como limitaciones absolutas al cambio: el medio ambiente natural, el crédito y la tecnología. Se constata que las economías campesinas de estos sectores logran efectuar cambios en sus procesos productivos y distributivos, a través de un enorme proceso adaptativo a condiciones naturales, económicas y sociales variables. Sin embargo, las políticas de desarrollo rural no tienen un diseño adecuado a esta realidad, ni utilizan los instrumentos adecuados para incorporar a esta enorme - y diferenciada - masa de productores

Sabiduría campesina acorralada

A partir de una descripción \"desde adentro\" del cultivo de la tierra por las comunidades campesinas del valle del río Mantaro en los Andes peruanos, y de su armónica relación con la naturaleza, el autor critica las políticas de desarrollo rural llevadas a cabo sin participación de los productores, sin conocimiento y respeto por su cultura, y con empleo de técnicas que están provocando un irremediable trastorno ecológico. En vez de tratar de aumentar la productividad en provecho del mercado urbano, debería - sostiene - lograrse el restablecimiento de la fertilidad de los suelos, el mantenimiento de las especies locales y el fortalecimiento de la autonomía de las comunidades campesinas.

Sorpresas para el Tercer Mundo: Biotecnología

La irrupción de la biotecnología significa un impacto tan considerable en la producción mundial de alimentos, que la agricultura de los países en desarrollo va a ver trastocadas sus expectativas de exportación en lo inmediato (como ya está sucediendo dramáticamente con el azúcar), y sólo a más largo plazo podrá ir obteniendo beneficios de este prodigioso adelanto científico, que también sacudirá la mineralogía. Así, tanto la producción como el comercio internacional de muchas materias primas serán alterados por la biotecnología, de cuyo desarrollo - llevado adelante en medio de una fuerte competencia entre los países industrializados - saldrán una nueva división internacional del trabajo y, a corto termino, nuevas dificultades para los países del Tercer Mundo. A futuro, sin embargo, la biotecnología es una enorme esperanza para acabar con el flagelo del hambre en extensas zonas de la tierra.

Tierra y democracia. La lucha de los campesinos paraguayos

La modernización de la estructura agraria en Paraguay y la orientación de los cultivos hacia las demandas del mercado externo, afectaron a distintas capas campesinas, especialmente las más pobres, que no tardaron en reaccionar, sobre todo a partir de la crisis agraria que se precipita en 1982. Minifundistas, productores sin tierras, peones, mujeres y comunidades de base, forman una intrincada red de movimientos sociales que se expresan actualmente en el campo paraguayo, uniendo sus demandas por el suelo, a la lucha - a veces indirecta - contra el sistema político autoritario, por mejores condiciones de vida y por la democracia Su acción se lleva a cabo utilizando formas novedosas, con éxitos parciales, avances y retrocesos, que - poco a poco - están gestando un gran cambio.