30 años de Nueva Sociedad (180-181 / Julio - Octubre 2002)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 180-181 Julio - Octubre 2002

30 años de Nueva Sociedad

Número de aniversario: 30 años. El registro crítico del acontecer y de las corrientes y tendencias continentales, al margen de servir como instrumento auxiliar de la memoria histórica, apunta sobre todo a continuar animando dentro y fuera de la revista Nueva Sociedad un diálogo fecundo y creativo para el esclarecimiento de los problemas contemporáneos. Para que este diálogo sea fecundo tiene que ser plural y abierto a todas las corrientes y personas que queremos coadyuvar al establecimiento de una «nueva sociedad», más democrática y más justa en América Latina. En esta edición Nueva Sociedad ha querido hacer un aporte a la actualización del debate sobre estas cuestiones relacionadas con el nuevo perfil de los movimientos, de sus prácticas y fundamentos.

Artículos

América Latina frente a la Internacional Monetarista

El problema de la inserción de los países en desarrollo en la economía mundial enfrenta una serie de dificultades y especialidades que estaban ausentes hace solo unos años. En este artículo se exponen algunos puntos relacionados con formas de inserción externa, de tipo selectivo, que permitan simultáneamente aprovechar los espacios de la economía internacional y promover el desarrollo productivo de nuestros países. Las perspectivas hacen prever una continua estrechez de los ámbitos utilizables por los países en desarrollo. La situación exige, con mayor prioridad, una reflexión acerca de los modos más eficaces de inserción selectiva, en contraposición con los enfoques de apertura indiscriminada.

Continuidad y ruptura en el discurso político

En el presente artículo son tematizadas las relaciones que se dan entre los movimientos políticos latinoamericanos «existentes y reales» y los posibles nuevos discursos políticos. Tesis central es que en la región se vive un periodo fundacional determinado por la bancarrota de los antiguos discursos modernizantes en sus expresiones «desarrollista» y «revolucionaria» lo que, a su vez, resulta de profundos cambios en la producción y en el trabajo desde los llamados «centros industriales». Tales cambios han afectado a la economía y a la sociedad, obligando a repensar la realidad como ruptura, pero también como continuidad con el pasado.

Déficit de la izquierda y radicalización cristiana en América Latina

En el proceso político de América Latina, se destaca el avance del neocapitalismo tardío y dependiente que se combina con el desfase e ineficacia de la izquierda para convertir diversos elementos de esa corriente en generadores de reformas revolucionarias. No por ello se ignora o subestima el esfuerzo de los movimientos y partidos de izquierda. Sus triunfos son el resultado de un proceso heterodoxo, o representan el impacto del ascenso de las masas en lugar de la eficacia de dirigentes y aparatos. En este contexto, diversas formas y procesos de radicalización cristiana, evidencian algunos aspectos y efectos de la dinámica del neocapitalismo latinoamericano.

El Tercer Mundo y la reorientación de las ciencias contemporáneas

Una corriente intelectual autónoma se ha ido formando en el Tercer Mundo, dentro de un marco crítico común al statu quo, que desafía políticamente a las instituciones del poder formal. Hay tanta información original sobre nuestras sociedades que sirve para generar una reflexión teórica y metodológica propia, que modifica nuestra visión sobre los problemas humanos e influye más allá de la periferia. Este desarrollo se acopla a los estudios de pensadores del Norte, quienes han alcanzado un mayor respetuoso conocimiento de nuestras realidades, y que son igualmente críticos de lo establecido, en el Norte y en el Sur. Los trabajos de unos y otros tienen, en últimas, un carácter político y universal.

Ilusiones sobre la consolidación

Durante las dos últimas décadas muchas naciones se han desembarazado de regímenes autoritarios, entre las cuales hay numerosas variantes. Algunas revirtieron a nuevos tipos de autoritarismo, mientras que otras adoptaron la democracia. Aún hay otras que parecen habitar en un área intermedia: parecida a la de las viejas democracias sin algunos de sus atributos clave, o mantenidos precariamente. La literatura académica contemporánea nos dice que estas democracias «incompletas» no están logrando consolidarse o institucionalizarse. Quizá convenga interrogar los presupuestos de tales diagnósticos.

La comunicación plural. Paradojas y desafíos

La cuestión del pluralismo en la comunicación se ha vuelto crucial a la hora de pensar el tejido social e imaginar las figuras de la democracia de fin de siglo. Pero, ¿de qué estamos hablando cuando hablamos de pluralismo? ¿De una cuestión que concierne a problemas de estructura de la comunicación ya sea en el plano del reconocimiento entre los pueblos, las etnias y las razas, las edades y los sexos; o a la flagrante desigualdad del acceso a los medios que aún padecen tanto las mayorías como las minorías?

La crisis socialista: un reto democrático

Frente al ocaso político e ideológico del socialismo -que la derecha festeja como si fuera la agonía irreversible de la izquierda- se impone para el ideario progresista, y para los tributarios del marxismo, redescubrir la dimensión profundamente democrática del socialismo como uno de sus componentes originarios. Una concepción de la vida democrática que avance -en su práctica- sobre las pautas y derechos institucionales para teñir la vida cotidiana, y que solo con una profunda y abarcadora cultura democrática podrá mantenerse viva.

La cultura visual en la época del posnacionalismo ¿Quién nos va a contar la identidad?

Las naciones y las etnias siguen existiendo. El problema clave no parece ser el riesgo de que las arrase la globalización, sino entender cómo se reconstituyen las identidades étnicas, regionales y nacionales en procesos de hibridación intercultural. Si concebimos las naciones como escenarios multideterminados, donde diversos sistemas simbólicos se intersectan e interpenetran, la pregunta es qué tipo de cine y de televisión puede narrar la heterogeneidad y la coexistencia de varios códigos en un mismo grupo y hasta en un mismo sujeto.

La dependencia y lo nacional-popular

El transcurso del pensamiento intelectual en América Latina, y la experiencia política en los últimos años, paralelamente constituyen los lineamientos de reflexión que se presentan en este trabajo. Se intenta agrupar estas reflexiones en torno del análisis del problema de la dependencia. Luego, se consideran aspectos vinculados a la crisis política y social de la región. Finalmente se intenta señalar los problemas principales de acción y orientación de comportamiento de los sectores populares, cuyo «sentido» se ha desprendido de la caracterización de la crisis aludida.

La dictadura y después. Las heridas secretas

La dictadura militar que padeció Uruguay durante 12 años representó para sus habitantes distintas maneras de persecución y aislamiento, sin embargo, la cultura demostró su capacidad de respuesta frente a la maquinaria represiva, dentro y fuera del país. Pese a algunas heridas, la vida continúa, en medio de una frágil democracia que mantiene antiguos privilegios. Sobre el futuro del país, quedan pendientes diversas interrogantes vinculadas con la capacidad de respuesta frente a los desafíos planteados.

La múltiple transformación del Estado latinoamericano

El pensamiento democrático latinoamericano se encuentra en una encrucijada. Es evidente que el discurso ideológico que lo nutrió tradicionalmente, que concedía al Estado un rol central como agente de cambio, no se compadece ya con la realidad, entre otras cosas, porque ese Estado está hoy feudalizado por las corporaciones. Hacen falta fórmulas innovadoras, originales, imaginativas, capaces de renovar esquemas ya perimidos y de enfrentar la ofensiva de la Nueva Derecha. La vía para ello tiene como presupuesto teórico una distinta proyección de las relaciones entre Estado y sociedad.

La nación latinoamericana

Desde el Descubrimiento, los habitantes autóctonos de América Latina se han visto sometidos a toda clase de vicisitudes que diezmaron su población. Microetnias y macroetnias indígenas, aisladas en el mar de los neoamericanos, sobreviven hoy en la región. Los neoamericanos, producto del mestizaje, componen la mayoría de sus habitantes. El resultado ha sido un pueblo mulato de negritud y mestizo de indianidad. Este trabajo sostiene que una característica de América Latina ha sido la de ser un conjunto de pueblos intencionalmente constituidos por actos y voluntades ajenos a ellos mismos.

La realidad escindida. El partido del interior y del exilio

El trauma de un golpe de Estado ha provocado que muchos partidos hayan vivido o vivan dos realidades: la interna y la del exilio. Luego que estos segmentos han luchado para adaptarse a la nueva realidad, surgen contradicciones. Este trabajo se refiere a la experiencia chilena, pero sus observaciones pueden ser generalizadas. La paradoja entre la dirección formal (en el exilio) y la dirección real (en el país) hace énfasis en un cuidadoso manejo de los problemas de comunicación y de los recursos entre ambos bandos. Varios aspectos tienden a erosionar las bases del partido exiliado, pero sus nuevas experiencias, de distinta índole, pueden enriquecer el partido interior, siempre que sean correctamente asumidas.

La teoría económica en América Latina. 30 años de búsqueda

El artículo sustenta la tesis según la cual nunca ha habido algo que pueda llamarse una teoría económica latinoamericana, puesto que tanto el desarrollismo como el dependentismo nunca fueron más que especificaciones de la teoría económica neoclásica y del marxismo, respectivamente. Se afirma que la contribución venezolana a dichas especificaciones fue muy escasa y se intenta una breve explicación de este hecho. También, se sugiere que toda elaboración teórica seria debe tener un valor universal y no meramente latinoamericano, y que por primera vez se abre la posibilidad de una real contribución de la región a la teoría económica.

Lo particular y lo universal a fines del siglo XX

El movimiento por la democracia con pluralismo ideológico, religioso y justicia social, cada vez se extiende más en distintos países del Tercer Mundo. Como movimiento universal tiene posibilidades de vincularse a un nuevo internacionalismo de partidos, trabajadores y pueblos. En esa vinculación es difícil que no se concrete una unión entre asalariados de dentro y fuera del capitalismo global. Con muchas fuerzas políticas más, unos y otros se verán obligados a actuar ante las catástrofes y tumultos que se preparan para los próximos años. Para que esa acción sea universal habrá que recibir a los movimientos nacionalistas, étnicos y tribales que luchan en su interior contra las mafias que los dominan.

Los intereses de los países desarrollados y el desarrollo de américa Latina

América Latina tuvo que buscar su propio camino económico después de la gran depresión de los años 30. Tras un largo periodo de bonanza de los países avanzados que terminó en los 70, la región vio la posibilidad de alcanzar un extraordinario desarrollo, pero esta consecuencia tan favorable se presentó con algunos obstáculos. Pese al esfuerzo de nuestros países, fueron superados por los del centro, lo que no debería verse como un designio deliberado y maligno de excluirnos, sino que constituye la forma en que se ha desenvuelto y se desenvuelve el capitalismo avanzado.

Marx y América Latina

El tema del marxismo en la cultura política de América Latina no ha sido plenamente explorado y aún suscita dudas de compleja resolución. Debe considerar amplias perspectivas en términos de teorías, doctrinas y programas de acción. El tema se complica porque partidos o movimientos políticos se reservan enfáticamente el calificativo de «marxistas», y deberían tomarse como expresiones modernizadas de antiguas corrientes democráticas.

Personajes, ideologías y circunstancias. Lo socialdemócrata en Centroamérica

Es preciso analizar, una vez más, un fenómeno originalmente europeo que pareciera trasladarse al ambiente de sociedades de desarrollo capitalista dependiente y cambiar sus componentes constitutivos. Una ambigüedad fundamental se produce en el primer acercamiento al tema de la naturaleza de lo socialdemócrata en el subdesarrollo. En nuestro contexto, no representa una forma avanzada del movimiento obrero que por medio de reformas se propone superar el capitalismo.

Política, cultura y sociedad en la transición democrática

Detrás de las transiciones entre regímenes, por ejemplo de dictaduras militares a regímenes democráticos, parece esconderse otro cambio o transición. Este se refiere a la cultura política, es decir, a la matriz de relación entre Estado, estructura político-partidaria y base social, y al sentido que la gente le da a la política y a la acción colectiva. El trabajo examina estas transformaciones y muestra los sustitutos espurios de la acción política como el tecnocratismo y el comunitarismo. Se desarrolla la idea de un triple reforzamiento de los componentes de la matriz de acción política, así como se discute el contenido ético y el papel de los intelectuales en este cambio.

Una falsa frontera entre la reforma y la revolución. La lucha armada latinoamericana

El tema de la lucha armada para llegar al poder no es un planteamiento que, en este siglo, sea exclusivo de los marxistas, ni siquiera de manera predominante entre ellos. Los primeros en recurrir a esa forma de lucha, han sido los «reformistas», así calificados por los marxistas. Después de la Revolución cubana el tema es centro de discusiones, pero generalmente son los movimientos radicales no comunistas quienes arrastran a los comunistas a la lucha armada. Derrotada la idea de crear «dos, tres Vietnam» en el continente, el único caso de triunfo de un movimiento armado fue nuevamente uno nacional-democrático, la revolución sandinista en Nicaragua.

Un debate sobre la cultura

Modernidad y posmodernidad se contraponen como formas de conceptualizar la cultura; su coexistencia da el tono de época a estos últimos años del siglo XX: ni la modernidad se resigna a cerrar el proyecto que Habermas juzgó inconcluso, ni la posmodernidad posee todavía la densidad filosófica y la complejidad institucional que fue obra de los modernos. La problemática actual obliga a repensar críticamente el proyecto moderno, y que esa revisión incluya aspectos de la perspectiva llamada posmoderna.

Utopía y naturaleza. El nuevo movimiento ecológico de los campesinos e indígenas en América Latina

La especie humana se ve obligada a enfrentar por vez primera en la historia lo que parece ser una amenaza de escala planetaria (la crisis ecológica), y los diferentes sectores sociales se ven obligados a definirse en torno de esta nueva lucha por la supervivencia. ¿Cuál es el significado de las luchas del campesinado, especialmente las de los indígenas, en esta nueva batalla global?; y ¿cómo ellas se están desarrollando en las áreas rurales de Latinoamérica?