Argentina / Fin del sueño (179 / Mayo - Junio 2002)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 179 Mayo - Junio 2002

Argentina Fin del sueño

Ruptura y discontinuidad son los términos que describen el proceso histórico argentino. Desde las primeras elecciones libres en 1916, una y otra vez se han producido situaciones inmanejables con los instrumentos y procedimientos del sistema político-institucional, que finalmente «se resolvieron» a través de una ruptura violenta. Es por esta experiencia histórica que en Argentina los conflictos de cierta envergadura fácilmente adquieren la connotación de peligro para el orden vigente. La agudización de contradicciones rápidamente suscita visiones del colapso del sistema. En esta edición de Nueva Sociedad, los autores reflexionan sobre los antecedentes y posibles salidas de la crisis argentina.

Aportes

Los ejecutivos de las transnacionales. De trabajadores de altos ingresos a capitalistas en relación de dependencia

Las corporaciones transnacionales aparecen como instituciones paradigmáticas de la fisonomía que toma el mundo social hoy. En su espacio se definen y promueven un conjunto de valores que parecen trascender y afectar las prácticas sociales, las creencias y visiones de mundo de los individuos en muchas otras instituciones y esferas de la sociedad. Es en este sentido que los ejecutivos que en ellas trabajan se tornan un objeto heurístico rico a la hora de explorar un ethos social en formación y la cultura desterritorializada que se promueve en estos espacios transnacionales, «cultura globalizada» que nos obliga a buscar nuevas herramientas analíticas para dar cuenta de una sociedad que cada vez con mayor dificultad puede ser aprehendida desde el modelo industrial-pos-industrial.

Poder y políticas universitarias en América Latina. El neointervencionismo estatal

En este trabajo se discute el fenómeno del nuevo intervencionismo estatal en la educación superior en el contexto de la globalización, la herencia de las políticas económicas neoliberales y los variados procesos de democratización política. La idea central a discutir es la capacidad de los paradigmas sociológicos y educativos que usualmente se emplean en América Latina para reconocer e interpretar los problemas de la agenda (o agendas) que implica la acción pública en el campo de la educación superior universitaria. Una política pública de educación superior que aspire a ser eficaz y legítima en el contexto de la nueva complejidad social y política de la región, es un asunto de poder, no una cuestión de nobles intenciones o diseños institucionales.

Coyuntura

Celebración de la diversidad entre tensiones y contradicciones

El segundo Foro Social Mundial demostró la vitalidad del movimiento ciudadano, congregando a miles de participantes para analizar alternativas a la situación actual. El encuentro no estuvo libre de tensiones y contradicciones; los antagonismos entre partidos políticos y actores de la sociedad civil, las disputas entre viejos y nuevos movimientos sociales, y las pujas por el liderazgo aun entre éstos, no estuvieron ausentes. Tampoco faltó el debate sobre los límites y posibilidades de la democracia representativa, las posibilidades de la sociedad civil como un actor global o la defensa de una pluralidad de actores y redes. El Foro dejó en claro que la renovación de la política es posible, pero requerirá nuevas articulaciones entre los partidos y los movimientos sociales, donde hay más de una alternativa posible.

Foco

Venezuela. Contra el esencialismo político

En Venezuela se ha tornado imprescindible reconocer la diversidad y pluralidad de los actores sociales y políticos en juego. Esto es necesario pare desactivar la trampa de la polarización, que aún prevalece. La elevada conflictividad ha estado alimentada por sectores antagónicos, que sin embargo no representan la complejidad de los actores y tendencias. Discriminar los matices y la diversidad es un reto pare los grupos progresistas, de manera de preservar el pluralismo político.

Venezuela ¿Sentencia del desastre?

En los trágicos sucesos de abril de 2002 confluyeron una serie de desarrollos paralelos y paulatinamente concentrados. A la falta de resultados económicos y sociales luego de tres años de gobierno, la paulatina degradación política del oficialismo, del que no fue ajeno un persistente estilo de confrontación, y la ausencia de pericia y transparencia administrativa para llevar adelante el Estado, se agregó en los últimos tiempos una crisis de legitimidad derivada del lento éxodo de los apoyos del presidente Chávez, que en su momento de apogeo habían sido social y políticamente plurales. Ahora está abierto un curso de final incierto, aunque poco a poco va adquiriendo mayor consenso la idea de un cambio vía consultiva o legislativa. Mientras tanto, los militares se han convertido en protagonistas cada vez más decisivos del actual proceso.

Tema central

Autoridad política debilitada y presencia ciudadana de rumbo incierto

Palabras clave: crisis, sistema político, cultura política, Argentina.Sin rumbo, la sociedad argentina continúa inmersa en un proceso de desorganización sin pautas para la reconstitución de un orden, y en consecuencia sin que sea posible avizorar una salida. La desconfianza en las instituciones económicas y políticas se ha generalizado, dando cauce a diferentes fugas: en primer lugar de la moneda, favoreciendo la corrida hacia el dólar como valor refugio y amenazando con desencadenar un proceso hiperinflacionario; del sistema bancario, que ya no es considerado confiable para efectuar las transacciones; del propio país, que es abandonado en los hechos o en la imaginación por miles de personas de toda edad y condición, aglomeradas en las puertas de los consulados. La desconfianza entre las personas se ha profundizado luego de los recurrentes saqueos, de modo tal que el miedo y la inseguridad son también un factor de disgregación social.

Contradicciones y límites del Plan de Convertibilidad

Las crisis monetarias, financieras y cambiarias de los últimos años revelan un proceso común subyacente a la inestabilidad económico financiera de los países periféricos, que efectuaron una liberización de la cuenta de capitales y se sometieron a un proceso de desregulación financiera. Se procura mostrar los límites y contradicciones internas de esta estrategia económica a partir del programa de estabilización argentino. Este ha representado una de las experiencias más radicales de regímenes cambiarios y monetarios, que se volvió insustentable ante la volatilidad de los flujos internacionales de capitales.

El monstruo bicéfalo de la renta financiera

El artículo analiza los mecanismos utilizados para implantar, desde mediados de los años 70, la actual estructura económica y social en la Argentina. El modelo rentístico convirtió al sector financiero, cada vez más transnacionalizado, en dominante económico y político, con un poder en crecimiento, ya sea bajo gobiernos militares o civiles. El resultado ha sido una economía nacional prendada, un Estado sin instrumentos de política económica y con administraciones cautivas sin aspiración a alcanzarlos, y una sociedad arruinada. Mientras tanto, es de esperar que las nuevas energías políticas y sociales puedan dejar atrás el actual sistema rentístico. En definitiva, el fin de un régimen y el comienzo de otro siempre ha estado determinado en la Argentina por la apropiación de la renta.

Fuego y barricadas. Retratos de la beligerancia popular en la Argentina democrática

Este artículo argumenta que las protestas de diciembre de 2001 debe ser enmarcadas en los cambios que el repertorio de acción colectiva ha sufrido en los últimos tiempos en Argentina. Centrándose en dos casos de beligerancia colectiva paradigmáticos, el Santiagazo de 1993 y la pueblada de Cutral-co y Plaza Huincul en 1996, este artículo examina algunas características de este repertorio prestando particular atención a sus causas estructurales, a las modalidades que adquirió la protesta, y a las experiencias de sus protagonistas.

Razones para un optimismo politológico

Pocos países vivieron un proceso de decadencia económica y política tan acentuado como la Argentina en los últimos años. Sin embargo, en el plano político surgen señales que dan lugar al optimismo: la veloz deslegitimación de un modelo de democracia delegativa, la multiplicación de la «voz horizontal» entre los ciudadanos como respuesta a la falta de referencias institucionales creíbles y la generación de formas autónomas y autosustentadas de capital social, encarnadas en centenas de asambleas barriales, revitalización de ONGs y compromiso voluntario en acciones sociales. A su vez, estas situaciones desafían las explicaciones tradicionales de la ciencia política sobre cuándo gran parte de las clases medias decide abrazar una mayor democratización de las relaciones políticas como solución a la crisis.

Vaca flaca y Minotauro. Ascenso y caída de la imaginación política argentina

Este ensayo analiza la crisis argentina a partir de la disolución de buena parte de la imaginación política que acompaño la historia de la nación desde comienzos del siglo xx. La articulación entre imágenes de abundancia y ascenso político plebeyo construyó un tipo de mentalidad política activa y «ascendente», pero durante la década del 90 se desorganizaron todas las bases estructurales que podían seguir sosteniéndola. Una de sus consecuencias ha sido el crecimiento de una forma de la picaresca institucional que acabó saqueando al Estado, superpuesta a la creciente irrelevancia de la casta política y de sus lenguajes; otra, el aumento de la tasa de daño de Argentina. Sufrimiento que, acumulado, al fin estalló políticamente en diciembre de 2001, y del cual tanto puede esperarse un proceso de regeneración espiritual como el final de una sociedad que alguna vez se pensó moderna e igualitaria.

Volver a empezar, una vez mas

La Argentina en los años 90 parecía haber encontrado la fórmula económica para crecer sin inflación y atrayendo grandes magnitudes de financiamiento externo. El llamado de atención de que todo marchaba bien, que significó la caída por el efecto Tequila y la explosión del desempleo en 1995, no fue escuchado y se mantuvo sin modificaciones el rígido régimen monetario y cambiario del Plan de Convertibilidad de 1991. Los cambios en las condiciones internacionales en los últimos años de la década, por la secuencia de crisis regionales iniciada con la asiática de 1997 y que culminaron con la devaluación brasileña de enero de 1999, sellaron la suerte de la convertibilidad. Desde entonces Argentina no volvió a crecer y el desempleo, la pobreza y la marginalidad conmovieron a la sociedad. La dirigencia social y política no estuvo ni está a la altura de las circunstancias y lo que constituye ya la mayor crisis de los últimos 100 años no parece haber llegado todavía a tocar fondo.