Procesos y transición en el cambio de siglo (166 / Marzo - Abril 2000)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 166 Marzo - Abril 2000

Procesos y transición en el cambio de siglo

El dilema de la democracia en los tiempos de globalización es que en el marco del Estado-nación ya no se toman las decisiones, a pesar de seguir siendo la principal fuente de legitimidad política. En el nivel trasnacional sí se toman decisiones de alcance internacional, pero sin legitimación democrática. La creación de espacios internacionales para la participación democrática desde los cuales la sociedad civil puede intervenir en el proceso de la estructuración política supranacional es por consiguiente una de tarea importante, sobre la que Nueva Sociedad desee reflexionar.

Aportes

El Canal de Panamá después de la transferencia

En el presente artículo se examinan las alternativas de los panameños en relación con la futura administración del Canal de Panamá. Por un lado, la propuesta neoliberal somete la vía acuática a las «leyes» del mercado. Por el otro, se puede optar por cumplir con los objetivos históricos de convertir el Canal en motor del desarrollo nacional. Es necesario analizar las actuales opciones para enfrentar los retos tecnológicos, económicos y políticos que representa la vía.

Murallas y barrios cerrados. La morfología espacial del ajuste en Buenos Aires

En los últimos años, la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores suburbanos están afectados por procesos duales. Mientras se consolidan condiciones de creciente pauperización, ciertos espacios se levantan como «islas de la ciudad global». Uno de los casos más visibles es el de los barrios cerrados y «countries», experiencias de suburbanización de un estrato medio poco castigado por las políticas de ajuste. Los análisis de diversos autores sobre el impacto que los procesos de reestructuración económica imponen al espacio urbano resultan útiles para la reflexión sobre este fenómeno. El objeto del artículo es una aproximación al tema en sus complejas modalidades locales.

Coyuntura

Conflicto en el Caribe. El diferendo entre Honduras y Nicaragua

La ratificación de un tratado de reconocimiento de límites marinos entre Honduras y Colombia, parece derivar hacia un largo proceso de demandas y contrademandas en diferentes órganos judiciales regionales e internacionales, en cuyo centro se ubica Nicaragua como nación afectada. El acontecimiento presagia tensiones pobladas de conceptos como geopolítica y geoestrategia, demostración de fuerza, hegemonía y expansionismo. El hecho también pone al descubierto la extrema fragilidad de la integración centroamericana. La explosión de veleidades nacionalistas podría degenerar en una indeseable escalada conflictiva entre países que apenas inician la reconstrucción después del paso devastador del huracán Mitch.

Uruguay. La novedad de seguir igual

Las elecciones presidenciales de 1999 han sido las primeras efectuadas en el Uruguay con la nueva Constitución de 1996. Y en gran medida aquella reforma supuso este resultado. Con la segunda vuelta electoral se polarizaron las inclinaciones ciudadanas, después que con la primera se abolieron las diferencias intrapartidarias. El principal desafío político del colorado Jorge Batlle será mantener unida la coalición oficialista, por cuanto el partido blanco no demorará en recordar que electoralmente es más redituable ser oposición.

Tema central

América Latina. De la modernidad incompleta a la modernidad-mundo

En este artículo se hace un repaso a los procesos de constitución de la nacionalidad en América Latina, y a la manera como éstos influyeron en los ciclos de modernización. La «idea» de modernidad se transforma a lo largo de la historia. Debido a problemas atávicos, donde las miradas raciológicas tenían decisiva influencia, la modernidad era una incongruencia. El modernismo existe pero sin modernización. Esta visión negativista comienza a alterarse a comienzos del siglo XX, cuando las ideas de progreso, tradición y pueblo sirven para redefinir los términos de la modernidad del continente, un proyecto incompleto que llega hasta hoy.

Crisis del trabajo. ¿Derrota obrera o revolución tecnológica?

El repliegue de los sindicatos y de las centrales obreras ante la persistente ofensiva del capital ha generado un amplio debate en la izquierda académica y en las fuerzas políticas de raíz populista o marxista. Para algunas corrientes del pensamiento sociológico la imposición del nuevo modelo económico es producto del avance arrollador de las nuevas tecnologías y de la flexibilidad de los esquemas de organización del trabajo. Otros autores y concepciones rechazan el «determinismo tecnológico» y enfatizan los aspectos políticos. El debate sigue abierto, ¿cuál es el futuro de la izquierda en un mundo globalizado y dominado por cambios vertiginosos?

Crisis y recomposición sindical internacional

Hablar de la crisis del sindicalismo se ha vuelto un lugar común. La reestructuración internacional del capital, también llamada globalización, ha significado una dramática pérdida de empleo, conquistas y derechos laborales, así como un proceso mundial de estandarización hacia abajo de las condiciones laborales. Las estructuras sindicales nacionales e internacionales existentes no han sido capaces de elaborar estrategias y alternativas. Irónicamente, la globalización neoliberal está construyendo a su contrario, posibilitando relaciones y convergencias internacionales hasta hace poco impensables. Ello está ocurriendo en nuestro hemisferio, donde una gran Alianza Social Continental, que involucra a los más importantes y diversos movimientos y organizaciones sociales de la región, se perfila como un significativo contrapeso a la pretensión estadounidense de crear un Area de Libre Comercio de las Américas.

latinoamericana. La nueva cuestión social bajo la mirada del desarrollo humano

Los cambios históricos y económicos de los últimos años han modificado radicalmente el perfil del continente. La diversa y compleja realidad exige nuevas ideas para encarar esta nueva cuestión social. En América Latina la construcción de consensos tendría que estar normativamente vinculada con un proceso de integración social creciente, tanto en el plano simbólico como material. Sin equidad no es posible la otredad, ni siquiera la competitividad económica es sostenible si siguen creciendo las distancias sociales.

Los limites de la democracia contemporánea y de las teorías de la transición

El ensayo esboza una crítica a las teorías de la transición democrática y seguidamente trata de mostrar las limitaciones de toda democracia de masas contemporánea. Las teorías de la transición son calificadas de institucionalistas porque descuidan el «país real», atribuyendo una importancia exagerada al «país legal». El autor propone un cuestionamiento de fenómenos que estas teorías presuponen como positivos: los enfoques contractualistas, la modernidad y la globalización, el crecimiento económico incesante, la mercantilización de toda la vida social, la expansión de los medios masivos de comunicación, la calidad ética e intelectual de las elites gobernantes y la falta de una concepción del bien común.

Precisando el siglo americano. Temas para una perspectiva poscolonial

Las nociones acerca de la visión, la misión y el destino de Estados Unidos en el mundo se remontan a sus inicios como nación. Y están íntimamente vinculados con los paradigmas bélicos de lucha e imposición. Estos presupuestos ideológicos dirigen la política imperial de EEUU hasta el día de hoy. Una revisión crítica de las ideas acerca de la guerra, la espacialidad, la otredad, la frontera, el orden y la contención que subyacen a esta concepción de poder, sirven para ponerla en entredicho. El «siglo americano» debe dar paso al «siglo de las Américas multiculturales» como una alternativa al rigor de la frase «América como destino».

Tendencias globales. De la descentralización a la regionalización

Las tendencias globales de los últimos años han implicado también un cambio en la política de descentralización. El proceso de globalización y los fenómenos de integración resultan en una serie de nuevos problemas, para cuya solución debe sumarse el concepto local a la visión global. La descentralización permite mantener vivas las particularidades locales, aunque no basta para reconocer las especificidades de cada región. En un sistema descentralizado el Estado concilia diferentes intereses regionales. En un sistema federal las regiones tienen una autonomía ajena a consideraciones de tipo nacional o de otras áreas del mismo país. Este esquema parecer ser el más acorde con los cambios que se avecinan.