Computadoras, televisores y política(s) (140 / Noviembre - Diciembre 1995)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 140 Noviembre - Diciembre 1995

Computadoras, televisores y política(s)

La presente entrega intenta ofrecer al lector una aproximación a la candente problemática de la información y la comunicación actual. Hemos ingresado en la «sociedad de la información», que promete una comunicación total y globalizada. En la esfera de la globalización se pone de manifiesto la lógica de la modernización capitalista. En la economía real ya no es importante el acceso a la materia prima, sino más bien al conocimiento e información.

Aportes

Desconsolidación o reequilibrio democrático en Venezuela

Los retos que enfrenta la política contemporánea de Venezuela no son aquéllos de la transición o la consolidación democráticas, sino más bien los inherentes a cómo renovar las instituciones democráticas debilitadas y la legitimidad menguante en una democracia ya existente. Si bien esos retos son similares a los que enfrentan las democracias establecidas en un contexto de crisis, la explicación de la crisis venezolana debe buscarse en cambios sociales y económicos que son comunes a otras sociedades latinoamericanas. De manera particular, el desmoronamiento de un modelo de relaciones políticas, económicas y sociales «Estado-céntrico» ha generado crisis de gobernabilidad y legitimidad en este país durante los años 90.

Zapatismo, región y nación

No cabe duda que Chiapas ha venido a poner en claro que tan excepcional es el México profundo como el México trasnacional. Pero tan iluso sería querer trasladar el país hacia un extremo como hacia el otro, pues entre el 20% del México tradicional y el 30% del integrado se extiende, con toda su crudeza y su desorden, el México roto, el desarraigado y el de la modernización salvaje.

Coyuntura

Chile. Las condiciones de la democracia

Para L, pagando la deuda de muchas ideas usurpadas. Por razones, algunas comprensibles y la mayor parte misteriosas, la transición chilena ha sido revistada de la fama de la ejemplaridad. Se trata de la restauración de un mito, puesto que la democracia política chilena fue dotada de ese estatuto desde comienzos del siglo XIX. La paz política, considerada desde las apariencias ideológicas como el fenómeno característico del proceso político chileno desde la instalación del Estado, constituyó, en realidad, una pausa prolongada entre guerras, abiertas o larvadas. Esa y no otra era la diferencia de Chile con otros países de América Latina. La constitución del Estado, producto del disciplinamiento de los caudillos militares de la Independencia, fue temprana. Pero ella, como en Argentina o en Uruguay más tardíamente, fue el producto de una guerra civil.

Haití. ¿Revolución o tutelaje?

Se está cumpliendo un año del regreso del presidente Jean-Bertrand Aristide a Haití y más de un año del desembarco de las fuerzas norteamericanas bajo el mandato de las Naciones Unidas. Aparentemente todo está bajo control y los acontecimientos siguen su curso mientras los carros armados han cambiado de color, sustituyendo el verde oliva por el blanco. Al mismo tiempo, numerosos hechos políticos internos de destacada importancia que pueden afectar profundamente el futuro del país, se suceden cada semana.

Libros

Escenas de la vida posmoderna. Intelectuales, arte y videocultura en la Argentina

Beatriz Sarlo Ariel, Buenos Aires, 1994, 209 páginas. ¿Cómo moverse hoy al interior de un pensamiento crítico sin ser apocalíptico, nostálgico o anacrónico? ¿Cómo ejercer dicha reflexión crítica sobre esta Argentina cada vez más posmoderna y más periférica? ¿Cómo impugnar un estilo de desarrollo excluyente, develar la injusticia tras la euforia modernizadora, contrarrestar la indulgencia acrítica de quienes creen que los escaparates del shopping reflejan el estado general del país?

Tema central

computador ¿Un instrumento para la negociación colectiva o para la solidaridad global?

En el campo sindical internacional, la utilización de la comunicación por computadora ha introducido cambios importantes en el acceso a la información, la negociación de conflictos y las relaciones institucionales. La diferente calidad en la comunicación que implican las nuevas tecnologías ha puesto de manifiesto incluso la necesidad de replantear el campo de acción de los organismos sindicales. El internacionalismo sindical, para ser en verdad internacionalista, debe abrirse a las nuevas ideas y prácticas globales de los movimientos sociales.

De las políticas de comunicación a la incomunicación de la política

Los esfuerzos por establecer políticas democráticas de comunicación, iniciados hace tres décadas en América Latina, han sido abandonados por los Estados. Esta derrota, exacerbada por el liberalismo, se inscribe en una transformación cultural que ha afectado radicalmente la vida política. Transformación de los medios (primacía de los electrónicos y desplazamientos de los impresos) y transformación del consumo cultural (que ahora se realiza mediante el servicio a domicilio). Estos cambios explican la profunda crisis de la vida y las organizaciones políticas, mejor que los agotamientos de paradigmas y la política internacional.

Economía política, globalización y comunicación

La llamada globalización es un elemento de la actual transformación del sistema capitalista a nivel mundial que tomada aisladamente, o desde una perspectiva uni-disciplinar, forma parte del orden de la ideología neoliberal. Sobre este punto, la economía política marxiana y, en particular, la economía de la comunicación y de la cultura en su versión crítica, pueden dar una contribución importante para evitar una fetichización del fenómeno.

¿Hay vida después de la televisión? Cuerpo, virtualidad y antípodas en la era digital

Y así como el cuerpo no es el mero revestimiento de piel que ordena huesos y órganos internos, sino una creencia forjada al hilo de interminables reflexiones, y sobre todo textualizaciones, otro tanto sucede con nuestras nociones de experiencia y vivencia a fines del milenio. El cuerpo textual se convierte en un cuerpo virtual y en esta transformación la televisión gana y pierde. Gana porque forma parte de la galaxia de lo intangible verdadero, pero pierde porque su rol de argamasa cultural se difumina y pasa a manos de nuevos engendros: las telecomputadoras, los juegos de simulación, los nuevos soportes digitales.

Interrogaciones sobre el consumo mediático

El consumo de medios y productos culturales masivos se ha convertido en nuestras sociedades en una práctica incluyente por encima de las exclusiones y fragmentaciones que la atraviesan. Al mismo tiempo, su consideración teórica y empírica se convierte en cruce de perspectivas: compromete múltiples disciplinas pero, además, divergencias y antagonismos no siempre debatidos a fondo. En este artículo se trata de Cuestionar la naturalización del público consumidor, poniendo de manifiesto los efectos encubridores de esa operación, en la convicción de que los medios y el consumo son, también, lo que de ellos se hace desde la producción intelectual.

La comunicación plural. Paradojas y desafíos

La cuestión del pluralismo en la comunicación se ha vuelto crucial a la hora de pensar el tejido social e imaginar las figuras de la democracia fin de siglo. Pero, ¿de qué estamos hablando cuando hablamos de pluralismo? ¿De una cuestión que concierne a problemas de estructura de la comunicación ya sea en el plano del reconocimiento entre los pueblos, las etnias y las razas, las edades y los sexos; o a la flagrante desigualdad del acceso a los medios que aún padecen tanto las mayorías como las minorías?.

Reinventar los servicios públicos

Si de veras queremos que alguna forma genuina de la democracia sobreviva, la democratización de las comunicaciones, en particular las de vector electrónico, hoy objeto de imponentes maniobras oligopólicas, constituye una tarea imprescindible. Sin un mínimo aceptable de democracia electrónica es altamente probable que la propia Democracia con mayúscula -según la historia más reciente enseña- esté amenazada a plazo de letales desfiguraciones.

Taenia saginata o el veneno en la red

El límite que se quiere imponer entre lo que debe ser aceptado como normal y lo que debe ser rechazado como patológico en una sociedad informatizada intenta remozar el modo binario: bueno y malo, conducta correcta y práctica pecaminosa. Pero a pesar de la novedad cultural que trae aparejada la extensión de las nuevas tecnologías de la información, la pugna por controlar los usos de las redes informáticas, la tipificación de delitos en un ámbito que les era extraño así como el intento de colocar el sambenito de «patología» a ciertas «comunidades informáticas» es, en verdad, un asunto muy antiguo.