América Latina en la era neoliberal (121 / Septiembre - Octubre 1992)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 121 Septiembre - Octubre 1992

América Latina en la era neoliberal

América Latina ha ingresado en una época particular, donde un recetario triunfalista, independientemenet de su aplicación específica en cada país, reivindica al funcionamiento autónomo del mercado como la instancia rectora del desempeño de la economía, que lo capacitaría a su vez para resolver los problemas estructurales de nuestras sociedades. Según esta tesis, el capital privado constituye el factor dinámico del crecimiento y la expansión, y como contrapartida el Estado debe dejar abierto y desregulado el campo de lo social de manera que éste se impregne de su «sano» funcionamiento.

Aportes

Autonomía local y relaciones intermunicipales

En el contexto de la Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo Eco-92, de Río de Janeiro, el problema del medio ambiente se manifiesta como el tema del momento ocupando todos los espacios. En realidad, hay una toma de conciencia generalizada acerca de las necesidades de protegernos y de recuperar el medio ambiente. Más allá de la problemática propiamente ecológica, surge ahora con mucha fuerza la noción de que protegerlo implica una nueva forma de organización social: se trata de recuperar el control sobre nuestro desarrollo. Esta visión de los aspectos de organización social indispensables para una política ambiental es la que queremos abordar en este trabajo.

Los sindicatos en Europa oriental. De asociaciones forzosas del socialismo de Estado a representación de intereses

Los sindicatos de Europa oriental están enfrentando simultáneamente problemas que surgen de la entrada a una sociedad industrial moderna, y problemas que todavía provienen de la sociedad industrial \"tradicional\". El cómo podrá ser resuelta esta doble tarea sólo se verá en la práctica de aquí en adelante. Copiar el modelo más exitoso de los sindicatos de Europa occidental no sería en modo alguno suficiente.

Primer Congreso del PT. Alianzas, hegemonías y divergercias

El Partido de los Trabajadores (PT) realizó a comienzos de diciembre de 1991, en Sâo Bernardo do Campo (Sâo Paulo), su Primer Congreso. Fueron presentadas al plenario once ponencias, que resumían las diversas opciones político-ideológicas de las principales tendencias o corrientes internas. A continuación no sólo destacaremos las posiciones políticas convalidadas en el Congreso, defendidas generalmente por la tendencia mayoritaria del partido - Articulaçâo -, sino también las propuestas de otras corrientes internas, con el objeto de mostrar parte del importante debate teórico-político que se está desarrollando en el partido en los últimos meses.

Una agenda democrática frente al Mercosur

En julio de 1986, los presidentes Raúl Alfonsín, de Argentina, y José Sarney, de Brasil, firmaron una serie de acuerdos que dieron origen al Programa de Integración y Cooperación Económica Argentina/Brasil (PICE). Los nuevos gobiernos de Carlos Menem y de Fernando Collor de Mello decidieron a su vez ampliar el PICE, dando origen al Mercosur, instituido por el Tratado de Asunción, de marzo de 1991. El gobierno uruguayo de La calle decidió adherir a esta propuesta, y la sustitución de la dictadura de Stroessner por el régimen transicional del general Rodríguez favoreció la incorporación de Paraguay. Veamos a continuación las características de cada fase de este nuevo proceso de integración latinoamericana y unas notas para una alternativa a la internacionalización pasiva.

Coyuntura

Panamá. ¿Sin alternativas?

El 15 de noviembre de 1992, algo más de 1 millón 800 mil electores tendremos la oportunidad de decir «sí» o «no» a la tercera reforma que se le hace a lo que es nuestra constitución número cuatro desde que somos república, o número veintidós si comenzamos a contar en 1821. El plebiscito es una trampa, porque la Asamblea Legislativa, dominada por la Democracia Cristiana, nos entrega un paquete sellado de 56 reformas, y el voto no nos permite estar a favor de unas y en contra de otras. La gran carnada es una proscripción post mortem: «Artículo 305: La República de Panamá no tendrá Ejército». El anzuelo lo constituye un conjunto bastante dispar de modificaciones. Algunas son poco más que maquillaje. Así, por ejemplo, la eliminación de cualquier referencia al «proceso revolucionario» en el Preámbulo y su sustitución por objetivos de «libertad, dignidad, bienestar general y justicia social» (para lo cual, desde luego, sería necesario realizar una tremenda revolución).

Perú. El golpe y los problemas de la transición a la democracia

A más de cien días del auto golpe de Estado del presidente Alberto Fujimori, realizado con un alto consenso de la población, y cerrados dos años de su mandato el último 28 de julio donde confirmó la convocatoria a un Congreso Constituyente acordado con la OEA, la situación peruana está lejos de encontrarse estabilizada. El mensaje presidencial de ese día, en medio de serias tensiones con los militares, más que proponer reglas claras para un funcionamiento que garantice el retorno a la democracia, generó el rechazo de los partidos políticos que encarnan la oposición y reclaman reglas claras para ese fin. De otro lado, la dura ofensiva terrorista del grupo maoísta Sendero Luminoso ha erosionado el masivo apoyo inicial de la población al golpe.

República Dominicana. Reformas sin participación

Los años 1990-92 significan para la República Dominicana el resurgimiento de las apuestas y reformas con miras a un futuro donde los cambios se advierten como inevitables. En el interregno de un proceso de cambios y reformas efectuadas por vías no participativas, y de una disputa por hegemonizar el proceso, las fuerzas políticas y los movimientos sociales perfilan estrategias de conquista de territorios públicos con el objeto de asumir el protagonismo y el relevo del liderazgo político sugerido por la previsible desaparición física de Joaquín Balaguer y Juan Bosch, las dos figuras cimeras en la escena política dominicana de los últimos 30 años.

Venezuela. Transformación de la cultura política

Lo que tanto se parece a un retrato hablado de la Venezuela actual fue dibujado hace veinte años en el número cero de esta revista: « . . .Injusticia social, desocupación, carestía de la vida, escasez y alto costo de la vivienda, crisis sanitario-asistencial, crisis de la educación, inseguridad.» (Gaspar, p. 25). Si el diagnóstico no ha cambiado desde entonces, la terapia propuesta ha variado drásticamente de la nacionalización a la privatización de industrias, del control estatal a la liberalización, de una economía cerrada a otra abierta. En este sentido, Venezuela se ha movido al son del ritmo político-económico latinoamericano.

Libros

Nuevos actores sociales y el fenómeno Fujimori

Las condiciones de la violencia en Perú y Bolivia Carlos Toranzo (ed.), ILDIS, La Paz, 1990, 147 p. Producir la ciudad (popular) de los 90. Entre el mercado y el Estado Gustavo Riofrío, Desco, Lima, 1991, 152 pp. Elecciones 1990. Demonios y redentores en el nuevo Perú. Una tragedia en dos vueltas. Carlos Iván Degregori / Romeo Grompone, IEP Ediciones, Lima, 1991, 142 pp. La otra cara de la luna. Nuevos actores sociales en Perú. AAVV, Centro de Estudios de Democracia y Sociedad-CEDYS, Buenos Aires, 1991, 208 pp. Los otros empresarios. Etica de migrantes y formación de empresas en Lima. Norma Adams / Néstor Valdivia, Ediciones IEP, Lima, 1991, 185 pp. Hay momentos en que problemas generales de una época parecen encontrar en un país perfiles particularmente nítidos. Cuando ocurre, existe la posibilidad de que los análisis y las polémicas producidas en ese contexto adquieran una resonancia más allá de las fronteras nacionales e, incluso, que aparezcan textos de una influencia perdurable. Fue el caso del Perú de los años 20 cuando se produjeron las obras clásicas de Haya de la Torre y Mariátegui.

Posiciones

La «crisis cubana». Un análisis desde la Habana

En los últimos meses ha proliferado entre publicistas, analistas y científicos sociales el interés por diagnosticar la actual situación de la revolución cubana, por pronosticar cuál será el futuro del proyecto socialista que se edifica desde hace más de tres décadas en la mayor de las Antillas, así como por recomendar «soluciones» diversas a los problemas que afectan a ese país. Aunque el interés por el desenlace del socialismo cubano es absolutamente legítimo (en tanto la revolución cubana ha captado desde sus orígenes la atención de la opinión pública internacional y su futuro tendrá impactos indiscutibles en el escenario mundial y continental) éste no siempre va acompañado - sobre todo en los trabajos que se publican fuera de la isla - de una ponderación rigurosa de la realidad económica, social y política de ese país y a veces ni siquiera de un adecuado análisis del comportamiento de las relaciones internacionales del gobierno y el sistema político cubano.

Tema central

América Latina ante el subliberalismo

América Latina se ve sacudida por los debates y las luchas que genera el proyecto neoliberal, suerte de remodelación global del continente hoy en curso, de aplicación a tambor batiente. Para analizar perspectivas y alternativas, quizás lo primero a remarcar es que este «paquete» de medidas, impulsado fundamentalmente por organismos crediticios internacionales, no merece el nombre de neoliberalismo.

Cambios y consejos neoliberales en Bolivia

A fines de 1985, Víctor Paz Estenssoro lanzó un ambicioso programa de control de la inflación y de reformas económicas denominado Nueva Política Económica (NPE). La NPE tiene un contenido neoliberal muy claro, y ha producido una abrupta ruptura con el modelo de desarrollo que seguía Bolivia desde los años 50. Para sorpresa de muchos analistas, el presidente sucesor, Jaime Paz Zamora, ha continuado con la NPE, proponiendo reformas estructurales adicionales para profundizarla. Las políticas de los dos gobiernos y los referentes teóricos del modelo distinguen la versión boliviana de las de otros países de la región.

El experimento neoliberal en Brasil

La política neoliberal que se trata de poner en práctica actualmente en Brasil tiene un precedente en su vida económica reciente y no se puede entender fuera del contexto del desarrollo de la sociedad de clases nacional, en particular del modo como se ha venido modificando la naturaleza y la composición de la burguesía, así como de las relaciones que, en tanto país dependiente, Brasil mantiene con los grandes centros económicos internacionales. Hoy, como ayer, la cuestión planteada es la de cómo seguir viabilizando una economía industrial que, habiendo llegado a ser, en su mejor momento, la octava del mundo capitalista, ocupa en la clasificación de las Naciones Unidas uno de los últimos puestos en cuanto a la distribución de la riqueza creada.

Evacuados y dólares

A mediados del año 92, en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires se operaba por un monto diario de 150 millones de dólares - cifra igual a la suma de las operaciones diarias de todas las bolsas de América Latina - y las lluvias sobre la región del río Paraná anegaban varias ciudades y provocaban la evacuación de 150.000 personas. Todos saben del comportamiento cíclico de la cuenca de los grandes ríos del litoral argentino y saben que esos cataclismos son absolutamente previsibles y, por consiguiente, no son accidentes. La euforia de la bolsa de valores junto al infortunio de 150.000 inundados es un símbolo del desgarramiento social del país.

La reforma neoliberal del Estado. Temores para el continente

Para nadie es un misterio que el modelo neoliberal de desarrollo experimenta hoy una fuerza extraordinaria que lo despliega sin contrapeso por todo el planeta. Asistimos a un éxito tal de la lógica de coste/beneficio monetario, que ésta se presenta como algo fuera de la historia, o dicho de otro modo, como la forma definitiva de desarrollo económico y social. El hecho de que se encuentre sometido a un entredicho grave la propuesta socialdemócrata del Estado de Bienestar por un lado, sumado a la derrota estrepitosa de los socialismos reales por el otro lado, parece indicar que el único modelo viable se refiere al neoliberalismo.

Los aprendices de brujo. Retos tecnocrátricos a la política venezolana

Los insistentes discursos y reiteradas iniciativas neoliberales encaminados a la desvalorización de la política y los partidos, y a la deslegitimación de los valores democráticos - unidos a la práctica de tomar las principales decisiones acerca del presente y futuro del país en los espacios donde se supone que ellas sean convalidadas de acuerdo al modelo democrático liberal -, han terminado por producir un quiebre - quizá fatal - en la legitimidad del régimen democrático venezolano.

México neoliberal. ¿Globalización autoritaria con tránsito a la democracia?

Trataremos de dar respuesta aquí a lo que aparece como la paradoja más evidente de la sociedad mexicana y en cierta forma también de América Latina, en este fin de milenio: por un lado, una tendencia al fortalecimiento de ciertos rasgos propios de los regímenes democráticos: renacimiento del juego partidista, elección de gobernantes por voto universal, legalidad jurídica e institucional, cierto equilibrio entre los poderes, etc., lo que ha permitido hablar de un \"tránsito hacia la democracia\" y hasta de una \"consolidación de la democracia\"; y, por otro lado, una creciente desigualdad social, la precarización de cada vez más amplios sectores poblacionales una desorganización acelerada y, en el extremo, una tendencia a la anomia social; pero en tercer lugar, y al mismo tiempo, un afianzamiento del liderazgo personalizado.