Apuntes de integración en América Latina 3/2016

Resumen de noticias y novedades vinculadas con las iniciativas y los bloques regionales latinoamericanos

Apuntes | Apuntes de integración en América Latina 3/2016 | Junio - Agosto 2016

Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)

La Celac, el foro de integración que reúne a todos los Estados latinoamericanos y caribeños desde 2011 recibió a principios de agosto elogios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés). Los elogios tuvieron lugar en Santiago de los Caballeros (República Dominicana), donde ministros de toda la región analizaron los avances de la implementación del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la Celac. Allí, el representante regional de la FAO, Raúl Benítez, consideró que la ejecución plena de tal plan sería “la mejor herramienta para alcanzar hambre cero en el año 2025”.

Con este entusiasmo, la reunión se llevó a cabo bajo la coordinación de la presidencia dominicana de la Celac y congregó a ministros de toda la región, quienes analizaron los principales retos de la seguridad alimentaria regional y el impacto del cambio climático sobre ella. Entre otros avances, destacaron la aprobación en junio pasado de la ley dominicana de Soberanía y Seguridad Alimentaria (norma con la cual ya contaban Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Honduras, Nicaragua y México); la creación en 2015 de la Red de Expertos para reducir el desperdicio alimentario y puesta en marcha, el mismo año, de la primera red regional de sistemas públicos de abastecimiento y comercialización de alimentos. Brasil, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador y San Vicente y las Granadinas fueron los primeros miembros de esta red creada el pasado noviembre, que permite garantizar que los alimentos lleguen a quienes más los necesitan y que los agricultores familiares puedan vender su producción a precios justos. En la reunión en territorio dominicano, Benítez llamó a más países a sumarse a la red.

Por último, durante el encuentro se trabajó sobre la estrategia de género para el plan de seguridad alimentaria de la Celac, que será presentada en noviembre también en sede dominicana. Sobre este tema, un reciente estudio de la FAO visibiliza los aportes de las mujeres a las cadenas de valor de la yuca, quinua, maíz y algodón, a partir del cual estima que una parte fundamental de las actividades de erradicación del hambre en la región debe pasar por potenciar el rol de las mujeres rurales en las cadenas de valor en las que participan.

Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)

Tal como lo hizo desde su constitución en 2008, el foro que agrupa a doce países de América del Sur ejerce actualmente su rol de facilitador del diálogo. Esta vez lo hace en la crisis venezolana, que combina desabastecimiento económico e inestabilidad política. A la ya conocida difícil situación económica del país caribeño se sumó, recientemente, una iniciativa de la oposición para solicitar un referendo revocatorio del presidente venezolano, Nicolás Maduro. La oposición reclama premura en los pasos requeridos para activar la consulta, de manera tal de poder realizarla este año y llamar a nuevas elecciones. El apuro responde a que, de realizarse en 2017, el período de gobierno (2013-2019) sería completado por el vicepresidente, designado por el mandatario.

La lucha entre gobierno y oposición incluyó una serie denuncias mutuas: por parte de la oposición, apuntaron contra el intento oficial de obstaculizar el proceso revocatorio; por parte del oficialismo, señalaron la “traición a la patria” de la oposición, a cargo de la dirección de la Asamblea Nacional, por solicitar que la Organización de los Estados Americanos (OEA) tomase cartas en la situación del país. La Asamblea había pedido a la OEA, aunque sin éxito, activar la Carta Democrática, que suspende a los países en los que se produzca una ruptura del orden democrático. Ahora, la OEA, Unasur, un conjunto de ex presidentes iberoamericanos y los gobiernos de Estados Unidos y España buscan por distintos medios facilitar el diálogo entre ambas partes. Unasur, además, entregó al gobierno venezolano un informe con recomendaciones orientadas a la estabilización macroeconómica de reactivación y crecimiento del producto bruto interno del país y dejó transcender que también hace diligencias en Europa y en América Latina para facilitar al gobierno el acceso a alimentos y medicinas.

Dentro de Unasur se hace mucho énfasis en el tema de convergencia regional: apuestan como organismo a concertar políticamente lo que se trabaja desde los distintos mecanismos de integración en la región. Como primer paso de ese proceso, recientemente acaban de inaugurar la iniciativa de la escuela de mediadores de paz para reducción de conflictos intrarregionales (http://www.unasursg.org/es/node/892).

Mercado Común del Sur (Mercosur)

El proceso de integración que reúne a algunos países del cono sur desde 1991 atraviesa una nueva crisis política que tiene en vilo a sostenedores y detractores del proyecto. Desde el punto de vista formal se trata de una disputa institucional y diplomática surgida a raíz del traspaso de la presidencia pro tempore del bloque, un mecanismo quenormalmente cambia de un país a otro cada seis meses la responsabilidad por las principales actividades regionales según lo dispone el Tratado de Asunción y el Protocolo de Ouro Preto. Sin embargo, esta vez, tal traspaso no tuvo lugar. Uruguay dio por concluida su presidencia a fines de julio y Venezuela declaró su disposición de asumirla sin que otros tres estados reconocieran la validez del acto: Argentina, Brasil y Paraguay. En un principio, solo Bolivia, que se encuentra en proceso de adhesión plena al bloque, saludó oficialmente la nueva presidencia pro tempore. Por su lado, Uruguay consideró que jurídicamente le correspondía asumirla a Venezuela. Sin embargo, liderados por Brasil, los otros tres países acusaron a la nación caribeña de no cumplir con los plazo para la incorporación de normativa regional estipulados en el Tratado de Adhesión con el que se comprometió en 2012, cuando se acordó que el país ingresara al bloque. El tratado establece, entre otras cosas, la adopción de reglas aduaneras, el protocolo sobre libre comercio y el Acuerdo de Residencia.