Apuntes de integración en América Latina 1/2016

Resumen de noticias y novedades vinculadas con las iniciativas y los bloques regionales latinoamericanos.

Apuntes | Apuntes de integración en América Latina 1/2016 | Noviembre - Febrero 2016

Foto: ministros de Salud de la Celac - EFE


Alianza del Pacífico

En un nuevo paso de la integración comercial de las economías que conforman el bloque desde 2011, Perú y México avanzaron hacia fines de 2015 con los requisitos para que entre en vigor el Protocolo Adicional del Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico. El protocolo, suscripto tres años después del lanzamiento de la Alianza, establece el marco jurídico para el intercambio de bienes y servicios -contemplando la eliminación de aranceles en el 92% de los productos- y para la inversión entre los miembros del bloque. En Perú, el protocolo fue ratificado por el Poder Ejecutivo en noviembre, mientras que en México fue aprobado en diciembre por el Senado. Aprobado también por Colombia, solo queda pendiente que concluyan las gestiones para su aprobación por parte del Senado chileno.

Entre las acciones de cooperación económica entre los socios, se destacaron algunas iniciativas en el ámbito turístico, como la puesta en línea de la Guía para el viajero (con recomendaciones y datos de contacto útiles para quienes visitan los países del bloque) y un viaje de promoción turística a China, que tuvo lugar en octubre bajo el título de Primer Roadshow de Turismo de la Alianza. Además, en diciembre se realizó el primer foro sobre Estadística del Turismo del bloque. Allí se anunció que los países trabajarán para homologar sus estadísticas turísticas y así tener mediciones comparables que permitan establecer estrategias conjuntas en la materia.


Comunidad Andina (CAN)

El proceso de integración andino ha sufrido varios embates materiales e institucionales en los últimos años, que incluyeron desde la salida de Venezuela en 2011 hasta las diferencias en los criterios comerciales que enfrentaron a Ecuador con sus socios regionales durante 2015. A eso se sumó en noviembre un conflicto institucional surgido a raíz del enfrentamiento entre el Parlamento Andino y la Universidad Simón Bolívar por la designación de su futuro rector.

La Simón Bolívar fue creada por el Parlamento Andino en la década de 1980 para promover "el espíritu integrador" a través de la enseñanza universitaria y la investigación. Con sedes en Bolivia y Ecuador, el Parlamento aprobó su estatuto y le dio entidad autónoma como institución académica internacional. Esa autonomía se vio en cuestión cuando César Montaño fue designado como rector tras haber obtenido la mayoría de los votos en el Consejo Superior, el máximo organismo de la universidad. Pero el Parlamento observó su designación, considerando que las condiciones de su elección contravenían la Ley de Educación Superior del Ecuador1. La reacción del Parlamento fue inmediata: declaró la ilegalidad de la resolución del Consejo y, por ende, la designación en particular. Montaño insistió en la automonía de la institución y calificó la resolución del Parlamento como “de carácter político” al refirse al intento de presión a través de una carta enviada por los parlamentarios regionales al Consejo Superior con el “fuerte pedido” de que designasen al otro candidato a rector, Raúl Vallejo, ex ministro de Educación y actual embajador ecuatoriano en Colombia.

Escándalo institucional y mediático mediante, el Parlamento solicitó al Consejo de Educación Superior ecuatoriano analizar el caso, que en diciembre ratificó en forma unánime la designación de Montaño como rector y también la disposición de que asumiera sus funciones el día 15 de enero de 2016. Como respuesta, el Parlamento Andino emitió una resolución destituyendo al presidente y cuatro miembros del Consejo Superior, decisiones que fueron atribuidas por las autoridades de la universidad a un intento de cooptación de la universidad, encabezado por personas cercanas al gobierno ecuatoriano. Asegurando que el Parlamento Andino no tiene ninguna atribución para tomar tales decisiones, la universidad adelantó que acudirá al Tribunal Andino de Justicia para que se expida y resuelva el conflicto que azota ahora a los organismos del bloque.


Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)

El 27 de enero tuvo lugar la IV Cumbre presidencial de la Celac, el organismo que congrega a los 33 países de la región. Aunque el tema principal de la reunión era el desarrollo y la reducción de la desigualdad, otras cuestiones de coyuntura irrumpieron en la agenda del encuentro. Entre ellas se destacó la preocupación por la expansión del virus zika, transmitido por el mosquito Aedes Aegypti. La presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, propuso diseñar una estrategia regional para luchar contra el insecto, a la vez que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, llamó a una reunión de todos los ministros de Salud para poder compartir “experiencias e información”.

También ganaron su lugar, entre las principales repercusiones de la cumbre, los cruces entre Venezuela y el nuevo gobierno argentino, representado por la vicepresidenta Gabriela Michetti. Al igual que durante la cumbre del Mercosur (ver más adelante), el gobierno argentino expresó su preocupación por los presos políticos en Venezuela, a lo que el presidente Nicolás Maduro respondió enfáticamente exigiendo que no se involucrara en asuntos internos de su país. A cambio, durante la primera reunión de diputados progresistas de América Latina y el Caribe, que se desarrolló en paralelo a la cumbre, se aprobó un “manifiesto” que, entre otros temas, exigió “la liberación inmediata y la restitución plena de sus derechos” de la dirigente de la organización social Tupac Amaru, Milagro Sala, también diputada del Parlasur2.

Así, los temas previstos para la cumbre tuvieron menos repercusión, pero se asentaron en la declaración final y en el plan de acción aprobados en la reunión. Entre ellos, el cambio climático ocupó un lugar especial luego de la participación de los latinoamericanos en la Conferencia de los Estados Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (conocida como COP 21), que se realizó en noviembre en París3. Si bien los países de la Celac no negociaron conjuntamente durante la reunión internacional, hubo dos grupos que sí lo hicieron: por un lado, la alianza Alba (formada por Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Cuba) y, por otro lado, Ailac (Asociación Independiente de Latinoamérica y Caribe, integrada por Chile, Panamá, Colombia, Perú, Costa Rica, Guatemala, Paraguay y Honduras). Con este antecedente, el plan de acción aprobado por la Celac en enero prevé realizar la II Reunión de Ministros de Ambiente en Panamá durante el primer semestre de 2016, encuentro que deberá tomar como base los acuerdos y compromisos alcanzados en la COP 21.