Autor

Mario Posas

Publicaciones

Publicaciones de Mario Posas

Tema central
Nueva Sociedad NUSO 83 Mayo - Junio 1986

Honduras: un movimiento sindical joven

El movimiento sindical hondureño que surgió a la vida institucional en la segunda mitad del año 1954, está representado actualmente por tres organizaciones de orientaciones ideológicas diferentes. Son ellas: la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH) de orientación social demócrata, la Central General de Trabajadores (CGT) socialcristiana y la Federación Unitaria de Trabajadores de Hondura (FUTH) de concepciones clasistas. El movimiento sindical hondureño se caracteriza por ser mayoritariamente agrícola, por su alto grado de concentración geográfica, por la naturaleza básicamente gremial de sus organizadores sindicales y por el carácter mayoritariamente masculino de sus afiliados, los que según datos oficiales representaban para el año de 1983 el 13.71% de la población económicamente activa del país. La CTH ha mantenido tradicionalmente posiciones sindicales y políticas afines, los distintos regímenes que se han sucedido en el país en las últimas dos décadas. El propio ha venido haciendo desde el año 1982 la CGT. En ese año se le concedió personería jurídica. La FUTH, que se ha caracterizado por sus posiciones contestatarias, se mantiene aún sin personería jurídica. Los sindiatos hondureños han jugado un importante papel en la vida político-institucional del país. A principios de la década del '70, los sindicatos hondureños a través de la CTH, en alianza con fracciones reformistas de la burguesía y del ejército, lograron imponer a los partidos políticos tradicionales un régimen de "unidad nacional", encargado de llevar adelante un programa mínimo de reformas. El fracaso de este régimen político indujo al movimiento sindical hondureño a apoyar un golpe militar de carácter reformista. En los primeros meses del año recién pasado la CTH y la CCT, en unión de varias organizaciones campesinas, tuvieron un papel protagónico en la vida política nacional, al intervenir activamente en la solución de una crisis institucional que enfrentó al Parlamento contra el Presidente de la República y la Corte Suprema de Justicia.