Autor

Eugenio Tironi

Publicaciones

Publicaciones de Eugenio Tironi

Tema central
Nueva Sociedad NUSO 90 Julio - Agosto 1987

¿Ruptura o Participación? La protesta de los marginales

Las protestas y el rol protagónico que en ellas han jugado los sectores marginales en Chile han puesto de manifiesto, según el autor de este ensayo, que es la revuelta contra el Estado y no el conflicto clasista la forma predominante de la movilización social. Por lo tanto, la protesta de los pobladores no debe considerarse como un acto rupturista frente al orden socioeconómico, sino como la expresión de rechazo hacia un Estado que no satisface las demandas de integración social. Sostiene el autor que el fenómeno de la protesta en Chile ha tenido la virtud de demostrar que la democracia en este país no puede sustraerse de la edificación de bases materiales, institucionales y morales que, junto con unificar a la nación, den cumplimiento a las exigencias de participación de los grupos marginales.

Análisis
Nueva Sociedad NUSO 83 Mayo - Junio 1986

La revuelta de los pobladores. Integración social y democracia

Este artículo da cuenta de los primeros resultados de una investigación sobre las modalidades que adopta la acción colectiva de los "pobladores" chilenos. "Pobladores" se llama en Chile a los habitantes pobres de la periferia de las ciudades. En los últimos años ellos han devenido en los principales protagonistas de la revuelta social contra el régimen de Pinochet a través de las llamadas "protestas nacionales". La desindustrialización del país, la crisis económica y un proceso de segregación social institucionalizado, han hecho de los pobladores un sector explosivo que ha desplazado a los grupos populares convencionales del primer plano de la escena. La clase obrera, en efecto, sometida a la coerción de la cesantía, no muestra una capacidad significativa de movilización. Los "pobladores", por su parte, no están en condiciones de transformar su revuelta en una acción social organizada ni en una demanda de cambio consistente, lo que lleva a una espiral de violencia a raíz de la represión policial. Las fuerzas políticas, por su parte, no logran ofrecer una salida. La opción de manipular la violencia latente de los "pobladores" para incrementar el grado de conflicto puede ser muy irresponsable; y la opción predominante que favorece una salida democrática concertada, no sabe qué hacer con este protagonista (los "pobladores") inarticulado y, por ello, incontrolable. En este sentido, la tarea de los partidos políticos parece ser, antes que la de gestionar este nuevo "contrato social", la de contribuir a la gestación de un actor o movimiento social en este universo de los pobres urbanos.