Documentos

La represión contra los intelectuales en la Argentina

Las insensatas estadísticas sobre intelectuales asesinados, secuestrados, apresados o expulsados del país por la Junta Militar argentina, desde marzo de 1976, no explican en absoluto la sistemática destrucción de una cultura. A menudo las cifras, como en este caso, ocultan más de lo que revelan. Explicar que en el lapso de 18 meses centenares de físicos, químicos y matemáticos, de periodistas y ensayistas, de narradores y poetas, fueron arrancados de sus camas en medio de la noche, arrastrados desde el vestíbulo de los cinematógrafos hasta los automóviles policiales (o militares) ante el estupor y el silencio de las muchedumbres, o abandonados en tierras baldías y pasajes sin salida con cuarenta balazos en el cuerpo, es explicar demasiado poco. Idéntica suerte padecieron, en el mismo lapso, miles de jefes obreros, de huelguistas, de estudiantes, de marginales sin nombre.

La represión contra los intelectuales en la Argentina