El desarrollo rural en América Latina y el Caribe Logros, retos y perspectivas

Para avanzar en esta tarea hay que empezar desde la institucionalidad vigente –como la Unasur o la Reunión Especializada en Agricultura Familiar (Mercosur), por solo mencionar algunas entidades–, integrando otros países. Sin embargo, es conveniente lograr una mayor articulación de los actores: gobiernos, academia, sindicatos y ONG. En este sentido, el rol de las ONG parece fundamental para presionar sobre las organizaciones regionales existentes, mientras que el de la academia lo es para clarificar y aportar conceptos que favorezcan el diálogo.

En cuanto al rol deseable de la sociedad civil en el futuro, debería ampliar su intervención en la elaboración de agendas no solamente locales o nacionales, sino subregionales y regionales. Para lograrlo, es importante reforzar la organización incorporando cada vez más actores para una mejor representatividad. Eso requiere, de mínima, la federación de las agendas con la elaboración conjunta de agendas subregionales. También es importante reforzar los lazos entre el ámbito académico y la sociedad civil, ya que esta es una forma de visibilizar a las minorías culturales, sociales, políticas y económicas, que tienen roles diferentes pero complementarios. Se requiere de todas estas visiones para elaborar políticas adecuadas. La sociedad civil deberá aglutinar estas visiones y unificar las demandas para presentarlas ante las autoridades políticas. Esto se logra gracias a la (re)articulación organizativa, que cuestiona conceptos antiguos y nuevos, renovando de esta forma el debate político. La sociedad civil se presenta, entonces, como un actor clave del proceso de decisión, pero también es un factor de resistencia al oponerse a ciertas medidas o al incumplimiento de otras. En el diseño de políticas destinadas al ámbito rural, la intervención de la sociedad civil permite hacer visibles ciertas temáticas, grupos e intereses, y también asegurar su continuidad y aplicación.

En síntesis, entendida como un conjunto de actores diversos y complementarios, la sociedad civil ocupa un rol clave en el proceso de toma de decisiones, al revelar necesidades y exigir intervenciones concretas. Este papel, sin embargo, debe ampliarse para ofrecer una mejor adecuación entre políticas y realidad. En particular, las organizaciones civiles pueden hacer un aporte valioso con su capacidad de gestión y difusión de las temáticas más urgentes.

Elementos conclusivos

El desarrollo rural en América Latina y el Caribe presenta un balance contrastado en estos últimos años. Si por un lado, se logró mejorar ciertos sectores puntuales, como el acceso a servicios como educación y salud, hay que notar también la persistencia de retos. Como lo muestran los casos de los trabajadores rurales y de las mujeres, estas mejoras puntuales no se acompañan siempre de un empoderamiento de los actores, que quedan invisibilizados y excluidos de los ámbitos de gobernanza para hacer valer sus derechos. La dificultad mayor reside en la dispersión de los esfuerzos en la región, cuando se identifican problemáticas similares. Resolver la integración política de los rurales requiere entonces establecer sinergias entre los actores políticos, los miembros de los sindicatos y la sociedad civil, así como de la academia.

Referencias bibliográficas

Banco Mundial (2015) : Voces, < http://blogs.worldbank.org/>, 16 de abril.

Cepal (2008): Anuario estadístico de América Latina y el Caribe, Naciones Unidas, Santiago.

Cepal, FAO e IICA (2015): Perspectivas de la agricultura y del desarrollo rural en las Américas: una mirada hacia América Latina y el Caribe 2015-2016, IICA, San José de Costa Rica.

FAO (2015): El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2015: La protección social y la agricultura: romper el ciclo de la pobreza rural, FAO, Roma.

FAO, Cepal y OIT (2012): Las políticas de mercado de trabajo y pobreza rural en América Latina, FAO, Roma.

ONU Mujeres (2014): The World Survey on the Role of Women in Development 2014: Gender Equality and Sustainable Development, Naciones Unidas, s./l.

ONU Hábitat (2012): Estado de las ciudades de América Latina y el Caribe 2012. Rumbo a una nueva transición urbana, Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, Nairobi.

RIMISP (2013): Informe latinoamericano de pobreza y desigualdad: empleo de calidad y territorio, RIMISP, Santiago.

RIMISP (2015). «Repartición de la población rural en América Latina y el Caribe», presentación de María Ignacia Fernández, Programa Cohesión Territorial para el Desarrollo, Buenos Aires, 3 de septiembre.

Valenzuela, María Elena, Gerhard Reinecke y Giulia Scaglione (2012): «El empleo de las mujeres rurales en América Latina» en OIT: Panorama laboral 2012 de América Latina y el Caribe, OIT, Ginebra, p. 112.

Participantes de la conferencia

Expositores: Oscar Bazoberry, Hugo Chavarría, Sergio Faiguenbaum, María Ignacia Fernández, Ana Isabel García Quesada, Guillermo Neiman.

Invitados: Jorge Alfonso Aparcana Alfaro, Omar Segundo Barchetta, Eva Carazo, Marlene Luz Castillo Fernández, José Reinaldo Díaz Osorio, Lidiane Fernandes da Luz, Cyntia González, Karin Nansen, Carlos Vacaflores, Nelly Antonia Velandia Avendaño.

Redacción y edición del informe: Martín Obaya, Juan Solernó.