Tema central

Focos de lectura de la izquierda boliviana

El mayor marxista nacional boliviano fue René Zavaleta, cuya relevancia actual se explica por su intento de justificar la tesis de que la Revolución Nacional solo sería llevada hasta sus últimas consecuencias por el gobierno de los mineros (que entonces hegemonizaban el bloque popular), con una rica fundamentación historicista, en la que se habla de los rasgos «señoriales» de la opresión clasista, el comportamiento insurreccionalista de la población, la debilidad del Estado nacional, la falta de conciencia nacionalista consecuente y el papel de los indígenas en la historia del país; en fin, un número importante de temas todavía relevantes para la izquierda y que el pensamiento zavaletiano contribuye a dilucidar. Las categorías con las que Zavaleta pretendió aplicar el «método» marxista a la producción de un «conocimiento local», esto es, a la creación de un «marxismo boliviano», tales como «sociedad abigarrada», «momentos constitutivos», «centralidad de clase», etc., son las más usadas por los intelectuales radicales del país.

A modo de cierre: qué tipo de teoría social busca la izquierda boliviana

La parte principal de la izquierda boliviana, que además se encuentra en el poder, participa del debate mundial para comprender el capitalismo actual «más allá de Marx»; fundamentar la lucha contra el capitalismo en múltiples formas de rebeldía (económicas, éticas, nacionalistas, etc.); generar una teoría que, admitiendo ciertos condicionamientos históricos, no sea sin embargo teleológica; combinar un determinismo limitado (derivado de las teorías estructuralistas e historicistas) con un mayor espacio para la voluntad y la creatividad de los sujetos (humanismo y populismo); enraizar su lucha en la tradición «local» (nacionalismo) y en las identidades étnicas (indianismo, que no tocamos aquí); y, finalmente, para ampliar y diversificar el catálogo de las revoluciones posibles y deseables, según estas sacudan distintos campos sociales, abandonando así el «pensamiento trascendental», que en el pasado intentó fijar la lucha de la izquierda en la busca de la justicia y la igualdad perfectas. En su lugar, adopta un pensamiento más escéptico, orientado primero que nada a luchar contra ciertas formas de injusticia y de desigualdad concretas y particularmente intolerables. Esto último corresponde a lo que esta izquierda está haciendo en el gobierno, que conserva desde hace 11 años.

Un estudio aparte merece el debate, contradictorio y apasionante, de la izquierda boliviana en torno de distintas concepciones de la democracia y el uso de los métodos representativos de gobierno como medios de transformación social. Este debate, particularmente intenso en el periodo previo a 2006, gracias sobre todo al grupo Comuna, ha perdido intensidad desde esa fecha, es decir, durante el periodo gubernamental.

Bibliografía

Bourdieu, Pierre: Las estrategias de reproducción social, Siglo xxi, Ciudad de México, 2011.Harvey, David: Diecisiete contradicciones del capital y el fin del neoliberalismo, Traficantes de Sueños / iaen, Madrid-Quito, 2014.Laclau, Ernesto: La razón populista, fce, Buenos Aires, 2005.Negri, Antonio y Michael Hardt: Imperio, Paidós, Barcelona, 2000. Wallerstein, Immanuel: Las incertidumbres del saber, Gedisa, Barcelona, 2005.Zavaleta, René: Lo nacional-popular en Bolivia, Siglo xxi, Ciudad de México, 1985.