Tema central

En Cuba todo sigue distinto

Socios en la región, en Europa y en Asia

Durante la última década, los países latinoamericanos ofrecieron un fuerte respaldo colectivo a Cuba. El gobierno de Raúl Castro fue anfitrión de la segunda cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y en 2015 el país pudo volver a participar en la Cumbre de las Américas de la Organización de Estados Americanos (oea) en Panamá, en buena medida gracias al incansable accionar de sus pares de la región. Asimismo, el gobierno cubano jugó un papel clave como mediador en las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (farc), lo que le valió un gran reconocimiento en la región y fuera de ella. Sin embargo, el giro a la derecha en América Latina y las crisis políticas de Brasil y Venezuela ponen ahora en riesgo el apoyo de importantes socios regionales. Por el contrario, las relaciones con Europa y Asia muestran avances. El inicio de la normalización con eeuu significó un importante impulso en la negociación de un acuerdo con la Unión Europea que reemplazará la llamada «Posición Común» de 1996. Este instrumento había frenado en la última década las relaciones, porque las condicionaba a una mejora en la situación de derechos humanos y a la apertura del mercado en la isla. El nuevo acuerdo fue firmado en marzo de 2016 en La Habana por la alta representante de la ue para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y ahora debe ser ratificado. China y Japón también intensificaron sus relaciones con Cuba. En septiembre de 2016, en el marco de la visita del primer ministro chino Li Keqiang, se sellaron 12 acuerdos para avanzar en la cooperación en áreas estratégicas: energías renovables, investigación médica, informática, política industrial, seguridad aduanera, sistema financiero y protección ambiental. En el verano de 2014, Rusia ya había condonado a la isla 90% de las deudas generadas en tiempos de la urss y anunció que destinaría el resto a inversiones en Cuba. Las negociaciones con los países acreedores del Club de París significaron otro éxito de la política exterior, que se tradujo en una completa condonación de los intereses acumulados desde los años 80. Los principales acreedores son Francia, España, Japón e Italia, además de Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Suiza y Reino Unido. Cuba adeudaba al Club de París 10.081,6 millones de euros, de los cuales 7.731,3 correspondían a intereses que ahora han quedado cancelados. A cambio de esta eximición, el gobierno cubano se ha comprometido a pagar dentro de los próximos 18 años la deuda original restante, equivalente a 2.364,9 millones de euros.

Consenso sobre el disenso: derechos humanos y sociedad civil

El tema de los derechos humanos sigue siendo un punto sensible en las negociaciones tanto con eeuu como con la ue. El acuerdo con la ue incluye un capítulo sobre derechos humanos que es un avance en el diálogo, pero a la vez ha sido criticado porque no determina con claridad las consecuencias en el caso de no cumplimiento. El gobierno cubano había advertido estar abierto a hablar de todo dentro de un ambiente de respeto mutuo. En la relación con eeuu prevalece la desconfianza debido a que el tema ha sido instrumentalizado muchas veces para otros fines políticos, como justificación de políticas de injerencia en la isla. Hasta el momento se ha alcanzado tan solo un consenso sobre el disenso fundamental en cuanto a la interpretación y el enfoque de los derechos, en el que eeuu pone el énfasis en los derechos políticos y civiles y Cuba, en los sociales y económicos. Sin duda, queda todavía un largo camino por recorrer hasta que esta cuestión deje de ser un obstáculo para la normalización de las relaciones. Mientras el gobierno cubano critica la reciente creación del Buró para la Democracia, los Derechos Humanos y Laborales (drl, por sus siglas en inglés) en el Departamento de Estado en Washington por representar la misma receta subversiva conocida desde siempre3, se siguen reportando violaciones de derechos humanos en la isla: en octubre pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (cidh) manifestó su preocupación ante «la persistencia de actos de hostigamiento y actos de retaliación contra los miembros de la organización no gubernamental Cubalex (Centro de Información Legal) por parte de agentes del Estado», que «ocurrieron tras la presentación de un informe realizado por Cubalex sobre la situación de libertad de expresión en Cuba y presentado ante las Naciones Unidas»4.

La polémica sigue y aparentemente los gobiernos de ambos lados no logran salir de los paradigmas ideológicos de antaño. Sin embargo, en el campo de la sociedad civil se está difuminando cada vez más la vieja dicotomía entre «oficialistas» y «disidencia». Este cambio se manifiesta en la nueva blogosfera cubana, donde se mezcla la perspectiva desde la isla con opiniones de cubanos que viven en el exterior y cada vez surgen más foros de discusión y laboratorios de ideas que no se ubican ni en un extremo ni en el otro y que buscan un debate crítico y a la vez constructivo.

Más pausa que prisa: de la actualización al estancamiento

La evolución ocurrida en la política exterior desde el 17 de diciembre de 2014 no muestra hasta ahora un efecto catalizador sobre el proceso de reformas iniciado por Raúl Castro; más bien, parece haber aplastado ese proceso. En los años posteriores a 2011, después de que el vi Congreso del pcc estableciera los Lineamientos para la Actualización del Modelo Económico y Social, se aprobaron una serie de reformas para asegurar la viabilidad del socialismo tropical mediante la introducción restringida de algunos mecanismos de mercado. Hubo modificaciones a la Ley del Sistema Tributario, a la ley laboral y a la Ley de la Inversión Extranjera. Se permitió la creación de cooperativas ya no solo en el sector agrícola, sino también en las áreas de servicios y producción. Además, se amplió la lista de actividades habilitadas para los nuevos cuentapropistas. Desde 2012, los cubanos también pueden –aunque con determinadas restricciones– comprar y vender inmuebles, lo que ha provocado un verdadero boom de reparaciones de edificios. Otros cambios radicales están vinculados a la mencionada libertad de viaje, que fue introducida a comienzos de 2014 y eliminó las trabas existentes para salir al extranjero.

  • 3.

    Sergio Alejandro Gómez: «Estados Unidos mantiene su receta subversiva contra Cuba» en Granma, 23/10/2016.

  • 4.

    oea: Comunicado de prensa R149/16, 13/10/2016.