Tema central

Derechas locales, ¿tendencias globales? Hungría, Polonia y más allá

El hecho de que Polonia gire hacia la derecha es un tema mucho más serio para la ue, pues el país tiene cuatro veces más habitantes que Hungría y es un actor significativo, con una creciente economía y una importante voz que confronta a Rusia desde el comienzo de la guerra en Ucrania. La ue expresó en varias ocasiones su preocupación por los procesos políticos tanto en Hungría como en Polonia, donde las instituciones democráticas y republicanas sufren un constante avasallamiento, hay un debilitamiento de los pesos y contrapesos y un crecimiento de las medidas autoritarias y del antisemitismo, la xenofobia e ideas radicalizadas que ponen en peligro el equilibrio y la estabilidad. Estos países de Europa central se sienten víctimas de varias décadas de dominio soviético y están convencidos de que Europa les debe una retribución, y por eso se enfrenta a muchas medidas de Bruselas; por el momento, no parece fácil una armoniosa unión entre la Europa liberal y la ultraconservadora.

Lo contradictorio es que muchos húngaros (se calcula que 5% de la población) se vieron obligados a emigrar en los últimos años para encontrar trabajo en otros países. El mkkp instaló carteles con la siguiente inscripción: «No dudes en venir a Hungría. Nosotros trabajamos en Londres». Por otro lado, resulta paradójico verificar que uno de los blancos principales de ataques xenófobos tras el Brexit en Gran Bretaña es la comunidad polaca, que pasó de 81.000 integrantes en 2004 a 831.000 en 2015 y se convirtió en la principal comunidad de inmigrantes en Gran Bretaña33.

La cumbre de Bratislava de septiembre de 2016, con la presencia de 27 Estados miembros, se propuso restablecer la esperanza y la estabilidad de la ue debilitada y sacudida por numerosas crisis y una progresiva falta de confianza entre los ciudadanos. Se trata, como señalara el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker ante el Parlamento Europeo, de una «crisis existencial» que amenaza la supervivencia del propio proyecto europeo34. En los cuatro países del Grupo de Visegrado (también conocido como v4) se consolidó la idea de la defensa de su soberanía contra los planes de «reparto de refugiados» diseñado por Bruselas. Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa presentaron un documento en el que plantean establecer un mecanismo de respuesta conjunto a la crisis migratoria para la defensa de las fronteras, rechazar la acogida de cuotas obligatorias de refugiados y, principalmente, limitar el poder de la ue en los asuntos internos de cada Estado35.Europa en su conjunto está viviendo una gran crisis de confianza, visible en graves temas como el Brexit, el terrorismo, la economía y las migraciones. Lo que está sucediendo en los países del centro de Europa no tiene que ver solamente con la crisis global de refugiados y sus consecuencias, sino también con las luchas políticas internas, en el marco de la campaña electoral en Hungría y otros países europeos. Y nos advierte de lo que puede suceder –no solamente en el Viejo Continente– cuando tomen el poder los demagogos y la ultraderecha, cuya fuerza principal es el miedo a los inmigrantes.

  • 33.

    Luisa Corradini: «Inquieta a Gran Bretaña la ola de ataques racistas y xenófobos tras el Brexit» en La Nación, 11/9/2016.

  • 34.

    «Juncker: ‘La Unión Europea atraviesa una crisis existencial’» en dw, 14/9/2016.

  • 35.

    Ministerio del Interior de la República de Polonia: «Joint Statement of v4 Interior Ministers on the Establishment of the Migration Crisis Response Mechanism», 21/11/2016.