Tema central

Derechas locales, ¿tendencias globales? Hungría, Polonia y más allá

Las caras públicas de Jobbik son Krisztina Morvai (catedrática de derecho) y Gábor Vona (historiador) y sus discursos se nutren de ideas tales como la delincuencia de los roma y la conspiración judía mundial. Ambos niegan que su partido sea antisemita, homofóbico o racista y consideran que tales críticas provienen de una ue «ignorante y engañada». Para György Dalos, historiador húngaro afincado en Berlín, esta derecha «se encuentra en el nivel más bajo que ha producido la política húngara desde la caída del Telón de Acero. Es gente que luce una ignorancia primitiva, que con su lenguaje sexista y racista convence sobre todo a la población más desencantada»23.

Aunque Jobbik boicoteó, junto con la mayoría de la izquierda, la sesión plenaria de la Asamblea Nacional que viabilizó el plebiscito antiinmigración, finalmente aprobó el voto por el «No». No obstante, consideraba que si el referéndum fallaba causaría un serio daño a los intereses húngaros y sería utilizado como un «arma en manos de Bruselas». Habitualmente se considera al gobierno de Orbán y su partido Fidesz como «conservadores» y a Jobbik como un partido ultranacionalista, xenófobo y de extrema derecha. En realidad, para el periodista y escritor Paul Lendvai, que ya lo había notado en 2012, la única diferencia es la forma de decir las cosas, pues Orbán habría cumplido con todo el programa de Jobbik de 201024. La diferencia entre ambos es mínima y los votantes de los dos partidos se superponen, además de compartir las mismas ideas sobre la historia húngara, la ue y el capital extranjero.

Humor y política: el Perro de Dos Colas

El Partido Húngaro del Perro de Dos Colas (mkkp, por sus siglas en húngaro) es un partido político satírico fundado en 2006 y registrado oficialmente en 2014. Entre sus principales actividades, se dedica a parodiar –mediante arte callejero, grafitis y afiches– a la elite política y sus respectivos partidos25. Todos sus candidatos se llaman István Nagy (Esteban Grande, cuyo equivalente en español sería Juan Pérez) y las promesas electorales incluyen: vida eterna, paz mundial, una jornada laboral por semana, dos puestas del sol al día en varios colores, cerveza gratis y bajos impuestos. István Nagy es un perro de dos colas y aparece en los carteles con inscripciones tales como: «Es tan adorable, seguro que no quiere robar». Se burla de las frases y los mensajes antiinmigrantes del gobierno en afiches con eslóganes satíricos tales como:

¿Sabía usted que hay una guerra en Siria?¿Sabía usted que un millón de húngaros quieren emigrar a Europa?¿Sabía usted que la mayoría de los acusados en casos de corrupción son políticos?¿Sabía usted que le puede caer un árbol en la cabeza?¿Sabía usted que es más probable que el húngaro promedio vea un ovni antes que a un refugiado?¿Sabía usted que durante las Olimpíadas, el mayor peligro para los participantes húngaros provenía de competidores extranjeros?¿Sabía usted que en el siglo xvi en el condado de Somogy, 42 personas fueron atacadas por osos?

Vemos aquí la utilización del humor como un medio para luchar contra la nueva ola de nacionalismo xenófobo y cómo el mkkp se ríe abiertamente del autoritario líder de Hungría. El Perro de Dos Colas ridiculizó los planes de Orbán de construir un muro: «Por supuesto que nosotros, el pueblo húngaro, amábamos el Telón de Acero y lo echamos mucho de menos, y es evidente que los ciudadanos han estado pidiendo a gritos durante años que se construyera un muro similar». Y seguía: «Sin embargo, en vez de tener una longitud de 175 kilómetros y una altura de cuatro metros podría tener una altura de 175 kilómetros y una longitud de cuatro metros. ¡Los turistas estarían encantados!26». En cuanto al antisemitismo, se preguntaba: «¿Quién es el responsable de que la deuda nacional sea tan elevada? Hay quienes culpan a los masones, otros a los judíos o a los extraterrestres, y las respuestas posibles son: los judíos, los extraterrestres, o los jodidos extraterrestres judíos». István Rév, historiador húngaro, señala que el Perro de Dos Colas es un soplo de aire fresco en un país deprimido que ha perdido el sentido del humor. El tono y el mensaje del mkkp sigue la tradición del humor absurdo centroeuropeo, por ejemplo, del checo Jaroslav Hasek, autor de la novela cómica El buen soldado Svejk (1923) y fundador, en 1911, del Partido del Progreso Moderado dentro de los Límites de la Ley, que prometió volver a instaurar la esclavitud y la corrupción.

Bertolt Brecht escribió que no se debe combatir a los dictadores, hay que ridiculizarlos; y en la comedia El inspector, Nikolai Gogol satiriza la estupidez, la codicia y la corrupción política de Rusia en su época y considera que «incluso aquel que no le teme a nada le teme a la risa». En tiempos de la Unión Soviética, el humor y los chistes políticos clandestinos fueron una herramienta de cuestionamiento e impugnación del orden establecido pues, como planteaba George Orwell, un chiste es una «diminuta revolución»27.

Polacos, húngaros y europeos

En la cercana Polonia, el conservadurismo también encontró un buen caldo de cultivo. Allí los gemelos Lech y Jarosław Kaczyński fundaron el partido tradicionalista, católico, euroescéptico y antiinmigración Ley y Justicia (pis, por sus siglas en polaco), ganaron las elecciones de 2005 y se convirtieron, respectivamente, en presidente y primer ministro. Lech y varios de los principales líderes políticos de Polonia fallecieron en un accidente de aviación en 2010, pero Jarosław no viajaba en el avión y lidera actualmente el partido. En las elecciones parlamentarias de 2015, Ley y Justicia alcanzó la mayoría absoluta tanto en el Senado como en el Sejm (235 escaños)28. Además, existe una relación estrecha entre el gobierno y los sectores más conservadores de la Iglesia polaca, al punto que Jesucristo se ha convertido en el rey de Polonia en una ceremonia que los obispos describieron como «un acto de aceptación nacional del reino de Cristo y de sumisión a su poder divino»29.

Orbán y Kaczyński se encontraron a principios de 2016 para dialogar sobre las presiones de la ue sobre Polonia30. Ambos se admiran mutuamente y están cerca de convertirse en aliados políticos, pues tienen narrativas ideológicas similares acerca de la «reconstrucción nacional» de sus respectivos países. A ninguno de los dos le gustan los valores democráticos occidentales, que denominan despectivamente «liberales», y ambos explotan las sensibilidades históricas para reforzar el disgusto hacia Bruselas. Desde el ascenso al poder de Orbán, Hungría se ha convertido en el modelo para la derecha de Polonia31 y, cuando perdió las elecciones parlamentarias en 2011, Kaczyński prometió «construir una Budapest en Varsovia»32.

  • 23.

    A. Hollain: ob. cit.

  • 24.

    «Fidesz Versus Jobbik: Not Much Difference» en Hungarian Spectrum, 24/5/2015.

  • 25.

    V. su página web, http://ketfarkukutya.com/.

  • 26.

    Holly Case y John Palattella: «Is Humour the Best Weapon against Europe’s New Wave of Xenophobic Nationalism?» en The Guardian, 13/1/2016.

  • 27.

    Sobre este tema, v. T. Várnagy: Proletarios de todos los países… ¡Perdonadnos! O sobre el humor político clandestino en los regímenes de tipo soviético y el papel deslegitimador del chiste en Europa central y oriental (1917-1991), Eudeba, Buenos Aires, 2016.

  • 28.

    Marcin Goettig y Agnieszka Barteczko: «Poland’s Eurosceptics Win Outright Majority in Parliament» en Reuters, 27/10/2015.

  • 29.

    Juan Robles: «Polonia reconoce a Jesucristo como ‘Rey’ del país» en Actuall, 22/11/2016.

  • 30.

    Henry Foy y Neil Buckley: «Orban and Kaczynski Vow ‘Cultural Counter-Revolution to Reform eu» en Financial Times, 7/9/2016.

  • 31.

    Agata Gostyńska-Jakubowska: «Poland: Europe’s New Enfant Terrible?» en cer Bulletin No 101, 2-3/2016.

  • 32.

    Ola Cichowlas: «Poland’s Right-Wing Government Scares Europe by Going After the Media» en Vice News, 9/1/2016.